La ciudad de Corrientes contiene a la principal Universidad de la región como lo es la Universidad Nacional del Nordeste, las carreras tradicionales se encuentran en dicha ciudad. Pero no toda la oferta académica se dicta en la provincia, se complementa principalmente con Chaco.

La historia de Juan Cruz y Leandro es de dos jóvenes que transitaron la educación primaria y secundaria en el mismo establecimiento. Forjaron su amistad con el escenario de la escuela como principal testigo, pero a la hora de definir sus destinos uno decidió por una carrera que se dicta en Resistencia y el otro por un camino un poco más lejos como lo es Rosario.

Juan Cruz se volcó por Ingeniería en Sistemas, cuyo dictado de clases se desarrolla en la ciudad de Resistencia. Durante el mes de febrero cruzó el puente que une a ambas provincias en forma cotidiana para abordar el ingreso a la facultad. Finalizando el mes los resultados positivos de los exámenes le permitieron acceder al primer año.

Puente Chaco-Corrientes (Web).

"No es un año perdido, por lo poco que transité la facultad y conozco de la carrera no creo que pueda aprender en forma remota. Es indispensable la presencia de un profesor para que explique puntualmente las cuestiones vinculadas a las matemáticas en especial", analizó Juna Cruz expectante ante un 2021 donde pueda comenzar a caminar el mundo de la Ingeniería en Sistemas.

Marzo se iniciaba con la expectativa de lo nuevo, no solo una nueva institución sino nuevos compañeros. Pero antes de acomodarse en el banco de estudiante la pandemia se hizo presente y cambió todo. Se suspendieron las clases y arrancó otra vida, la de la virtualidad.

Los periplos de los ingresantes para estudiar una carrera en plena pandemia.

Los primeros días intentando seguir el ritmo universitario, participando de materias, pero nunca encontró el espacio de intercambio con los compañeros. Lentamente la letanía que impuso la cuarentena lo fue absorbiendo para luego ir perdiendo el ritmo que requiere la vida universitaria. A medida que se extendía la cuarentena iba perdiendo el entusiasmo por el estudio y a su vez quedando libre en todas las materias de cursado obligatorio.

Leandro eligió estudiar Psicología, Rosario fue la opción ya sea por nivel académico y por facilidades familiares para poder quedarse en dicha ciudad. La mudanza significó un importante desarraigo familiar, la expectativa del viaje a una nueva ciudad con otra realidad no solo fue una experiencia distinta en lo individual sino también en lo familiar.

Educación Virtual

Pero la pandemia llevó a que esta experiencia se cortara en el primer mes de clases. Convivía en un departamento con jóvenes de otras provincias, iniciaba la convivencia con personas desconocidas en una ciudad extraña y en una carrera que lo apasionaba pero distinta a la formación que le precedía.

Los tiempos de la pandemia provocaron que todo se cortara ni bien comenzaba a echar raíces en su nuevo lugar, tuvo que regresar a su Corrientes natal a la espera que se disipe el temor al contagio del virus oriental. Primeramente desde la carrera especulaban con un retorno a clases presenciales en forma inmediata, luego buscaron interactuar en forma esporádica mediante la utilización de la tecnología. En concreto ni uno ni otro, finalmente toda su expectativa inicial quedó en el arranque, sin poder concretar nuevas amistades ni adquirir los conocimientos que busca en esta nueva carrera.