La provincia tiene una de las Capitales más antiguas del país, pero la naturaleza se detuvo en este territorio para regalar espacios como los Esteros del Iberá. Cultura, tradición y mucha naturaleza son los principales atractivos.


La Capital de Corrientes contiene un bagaje cultural que hace sentir los 432 años de historia. Bordeada por el magnífico río Paraná permite que su costanera sea un paseo atractivo para los visitantes. Sus playas de extensas arenas es el refugio del calor veraniego.

El casco histórico permite recorrer iglesias con toda una historia vivida, donde los diferentes diseños marcan las distintas épocas que transitó esta capital. En el microcentro se encuentran casas antiguas que contienen la combinación de los modelos arquitectónicos propios de otros tiempos.

La Casa de Gobierno es una edificación de más de 100 años que muestra una arquitectura de otra época.

La hotelería es variada en contexto de ofertas, la ciudad tiene un hotel cinco estrellas estratégicamente ubicado en la zona de la costanera y un hotel boutique con amplio prestigio internacional. Pero su diversidad también permite acomodarse a otras opciones para los visitantes.

Recorriendo los atractivos turísticos de la provincia y a tan solo 200 kilómetros de la Capital se encuentra Concepción del Yaguareté Corá. Su camino es completamente pavimentado. Sus fiestas muestran expresiones de la tradición que no se han perdido. El acceso a los Esteros del Iberá es un camino obligado para el amante de la naturaleza. El pueblo fue declarado a nivel nacional como “Pueblo Auténtico”.

La comida forma parte de la tradición, sus tortas fritas que acompañan el mate mañanero o sus platos típicos como el mbaypú o el asado a la estaca se diferencian notoriamente. La alegría de la gente se contagia con su permanente cordialidad. Los factores de la tradición conjuntamente con su gente forman parte de ese atractivo que tiene un lugar donde por momentos parece que el tiempo no pasa.

Los magníficos Esteros del Iberá es una visita obligada para los amantes de la naturaleza.

La belleza de su zona rural se concentra en el mismo corazón de los Esteros del Iberá, su ubicación estratégica permite adentrarse en esta maravilla que no solo comparte el enorme espejo de agua, sino la confluencia con la fauna autóctona que se está recuperando. El camino a los esteros es el punto de encuentro con aves y distintas especies que al visitante le permite sentirse como en la casa de la madre naturaleza. Toda una aventura para quienes buscan la paz y la sorpresa de lo natural.

Si recorremos el camino del río Paraná, más precisamente nos encontrares en el extremo sur llegando a la provincia de Entre Ríos con la ciudad de Esquina. Es un lugar con una impronta propia, donde los amantes de la pesca se reconfortan al llegar.

El paraíso de la pesca es la ciudad de Esquina Corrientes.

Es el lugar por excelencia para la pesca del Surubí y del Pacú. No solamente en el Paraná sino en los ríos que desembocan en esa zona les brinda la oportunidad de encontrarse en uno de los mejores lugares para desarrollar la pesca deportiva. La infraestructura de servicios se encuentra pensada exclusivamente para aquellos pescadores amante de ríos caudalosos y grandes presas.




Comentarios