Los remiseros decidieron no prestar el servicio, en tanto desde el municipio se incrementaron las restricciones para los taxistas. Todo esto luego de la confirmación de los casos positivos de Coronavirus en la Capital.


El viernes se dio la confirmación del primer caso de Coronavirus en la Capital de Corrientes y desde ese momento cambió la situación tanto del servicio tanto de remises como de taxistas. Por un lado los remiseros decidieron suspender voluntariamente su servicio ante la baja demanda dejando solamente al transporte público como único medio de traslado y la frecuencia reducida complico el regreso a casa de quienes se encuentra exceptuados.

Los remiseros decidieron suspender sus servicios por la cuarentena.

“En la noche del viernes trabajamos hasta las 20 horas como mucho, porque no había demanda. En el sistema no había pedido y en consecuencia todos salimos de servicio” dijo Nicomedes Espinosa de la Unión de Taxistas de Corrientes.

“Ahora no podremos estas más de dos coches en las paradas que tenemos habilitadas, debemos mantener las distancias y permanecer dentro de los vehículos. Solo podemos trasladar a las personas que se encuentren exceptuados de la normativa de aislamiento al lugar de trabajo y a su domicilio, no podemos trasladar personas de una casa a otra a fin de desalentar las visitas sociales de cuarentena” afirmo el taxista.

En tanto que los remiseros tuvieron otra postura, decidieron no prestar el servicio. “La mayoría cerró entendiendo que podemos ser posibles portadores. Es preferible parar y no después tener que dejar de trabajar por 40 días por tener que cumplir la cuarentena, por lo que este cierre provisorio consideramos es un mal menor en toda esta situación” dijo Juan Castillo de la Asociación de Remiseros.




Comentarios