En el mes de julio se conoció la historia de una mujer que había sido arrastrada por el vehículo de su ex pareja. El hecho ocurrió en la localidad de Serrano, frente a los ojos de la hija en común de la pareja, de 8 años, quien fue la primera en asistir a su mamá. Ahora, la Fiscalía de Laboulaye determinó que el hombre irá a juicio.

//Mirá también: Violencia de género en Córdoba: fue arrastrada por el auto de su ex y su hija debió asistirla

La fiscal Georgina Osella fue quien dictó el requerimiento de citación a juicio contra el sujeto de 39 años, acusado de provocar lesiones graves doblemente calificadas por el vínculo y por violencia de género contra una mujer de 25 años. A su vez, el imputado fue detenido y, posteriormente, se dispuso su prisión preventiva.

El hecho

Milagros Padin fue la víctima del hecho, quien relató en su momento que el hombre llegó a dejar a la pequeña, que bajó del auto “llorando y vomitada”. Al pedirle explicaciones, su ex pareja se subió al vehículo, presumiblemente a alta velocidad, provocando que la damnificada quedara enganchada y fuera arrastrada.

//Mirá también: Villa Yacanto: denunció seis veces a su ex y pide que le coloquen una tobillera

A raíz de estas lesiones, la mujer debió ser asistida por personal médico del Hospital Municipal. Y fue la niña quien contuvo a su mamá en la calle durante varios minutos hasta que llegó la Policía. “Ella pensó que yo estaba muerta”, dijo la víctima.

Milagros Padin publicó imágenes con sus lesiones en las redes sociales.

La relación tendría hechos de violencia previa. En testimonios brindados al momento del hecho, Padin dijo: “Hace 7 años que me separé del padre de mi nena por razones de violencia física y psicológica. No sólo a mí, sino a miembros de mi familia también. Habiendo de por medio denuncias, exposiciones y restricciones”.

Determinación de la Justicia

El hecho le provocó lesiones que -en un principio- fueron consideradas de carácter leve sujetas a evolución, pero tras una pericia médica por el cuerpo médico forense, se determinó que entre las varias lesiones generadas y persistentes, una de ellas ocasionó una deformación permanente en el rostro.

El Ministerio Público Fiscal aseguró que en la causa se diligenciaron diversas medidas probatorias, como declaraciones testimoniales, pericias psicológicas e informes sociales de denunciante e imputado e informe de bomberos que asistieron a la víctima. Además se receptó declaración a la niña en común a través del sistema de la Cámara Gesell.

//Mirá también: Violencia de género en Córdoba: “Necesito que la Justicia me cuide”

Posteriormente y luego de realizada la pericia médica, se dispuso el cambio de calificación legal: de lesiones leves doblemente calificadas por el vínculo y por mediar violencia de género por el de lesiones graves, manteniendo ambas calificantes.