A la espera de los subsidios nacionales al transporte, la Municipalidad de Córdoba giró cerca de 300 millones de pesos a las empresas para evitar así un nuevo paro. De esta forma, se garantizaría el servicio hasta la llegada del fondo proveniente del Ministerio de Transporte de la Nación.

Según informaron desde la Secretaría de Transporte de Córdoba, la administración de Alberto Fernández adeuda los subsidios correspondientes a los meses de mayo y junio. Desde la gestión de Martín Llaryora volvieron a manifestarse en contra de “la injusticia en la distribución de los fondos nacionales, que obliga a los gobiernos provinciales y municipios del interior a disponer de fondos propios para garantizar el servicio de transporte a los vecinos”.

Cabe recordar que los choferes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Jujuy y Entre Ríos ya anunciaron un paro en esas provincias.