El ladrón que intentó robarle a un policía retirado en barrio Ferrer y terminó baleado se encuentra en grave estado, internado en la Clínica Vélez Sarsfield y con pronóstico reservado. El hombre de 34 años había intentado sustraerle el vehículo al exuniformado en la madrugada del miércoles.

“El paciente es traído por los familiares en la madrugada. Entró en paro cardiorespiratorio y fue reanimado con éxito. De todas maneras quedó internado en la terapia. La situación es crítica y el pronóstico, sumamente reservado”, declaró Pablo Scarlato, coordinador médico de la clínica, a El Doce.

“Tiene una herida de arma de fuego facial, en el orificio nasal derecho y quedó alejada en la columna en el canal medular. Tiene múltiples fracturas de cervicales y dorsales”, explicó el médico sobre las consecuencias del disparo.

“El paciente está muy inestable, pero si se logra estabilizarlo podría ser factible de neurocirugía”, concluyó Scarlato.

El episodio tuvo como escenario la calle Pedro del Castillo al 1.200 del barrio Ferrer, en las primeras horas de la madrugada del miércoles, cuando un sargento retirado de la Policía de Córdoba fue abordado por un ladrón en momentos en que conducía su auto Chevrolet.

Según la versión de la Policía, ante el ataque, el hombre se resistió y fue allí cuando inició el tiroteo: “empezaron a disparar, por lo que el agente tomó la decisión de repeler el ataque con su arma”, dijeron voceros policiales a El Doce.