En julio del pasado año, se conocía la historia de la cordobesa Sabrina Monteverde quien pedía desesperadamente acceder a un tramiento específico para su patología. La joven de 22 años padece padece fibrosis quística y, por su condición particular, sólo el medicamento Trikafta puede mejorar su calidad de vida.

Trikafta es una “terapia de combinación triple” que en octubre de 2019 se aprobó en Estados Unidos. “Esta medicación es milagrosa”, le había dicho la madre de la joven a El Doce cuando se conoció el video de Sabrina pidiendo la cobertura del tratamiento.

Tras la grabación que publicó la joven, su pedido se hizo viral y logró que la Justicia se expidiese de forma rápida, por lo que Sabrina pudo acceder a su medicación.

Nuevo pedido de Sabrina

A menos de un año, la joven volvió a reiterar su pedido. Esta vez, el reclamo no está dirigido a Apross -como sí ocurrió en 2020- sino que ahora la causa judicial indica que es la obra social del SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Privados) la que debe facilitar el aporte para la medicación.

El inconveniente es que la medida cautelar, que en agosto obligó a Apross a cubrir el tratamiento, fue recusada ahora por OSDOP, que debía poner el importe para cubrir 90 por ciento del monto de la cobertura para el tratamiento de la joven en este 2021.

Lo cierto es que, la medicación se está terminando y solo tiene pastillas para llegar a la primera semana de marzo. El gran problema es que el Trikafta viene de Estados Unidos y la demora en la importación es de casi 30 días, por lo que es casi seguro que las trabas que está poniendo la obra social la obligarán a interrumpir su tratamiento, con las consecuencias que esto trae para su salud.

En las redes sociales la joven mostró las mejorías que en apenas un par de meses pudo obtener gracias a este fármaco. De hecho, le contó a El Doce que antes de empezar a consumirlo en 2020 tenía apenas un 37 por ciento de capacidad pulmonar y hasta evaluaban tener que realizarle un trasplante, pero que ahora ya alcanza un 60 por ciento y es algo que puede seguir mejorando.

Llega un punto donde no tengo más fuerzas. La otra vez lo logré gracias al apoyo de la gente”, lamentó Sabrina, que exigió que esta vez la resolución de la Justicia sea definitiva porque quiere seguir viviendo.