Las lluvias y la apertura de válvulas del Dique San Roque hicieron crecer rápidamente el caudal del río Suquía desde las primeras horas del martes, con todas las complicaciones que esa medida acarrea para la ciudad de Córdoba.

Al abrir las compuertas del dique, el Suquía ha incrementado su cauce con su habitual desborde hacia ambas márgenes, lo que se traduce en el anegamiento de algunos sectores de la avenida Costanera, que fue cerrada al tránsito vehicular esta mañana, tanto en mano Norte como Sur, indicaron las autoridades municipales.

De esta manera esta prohibida la circulación por esas arterias y se estima que no volverán a despejar por el resto de la jornada, mientras el cauce del río sigue crecido y tarda en volver por su curso habitual.