La Córdoba estudiantil y Docta tiene una nueva abogada que con su tenacidad logró culminar su carrera, que se complicó en el final por la pandemia y la obligación de asistir a clases virtuales para no perder el tren, aun siendo una persona con hipoacusia.

//Mirá también: La Universidad Nacional de Córdoba ofrece capacitaciones virtuales y gratuitas

Es la historia de compromiso de Paloma Druetta Longo, de 24 años, que estrena título y dice: “Es un sueño, lo hice”, se entusiasma en diálogo con El Doce.

“Es un sueño, que pensé que no iba a lograr, pero lo hice”, reiteró al contar sobre su condición: “Lo mío es genético. Mis dos padres son sordos y la mitad de mi familia también es sorda. Hablo en señas también”, relató.

Pero eso no fue obstáculo y aunque imaginaba que la Facultad podría ser difícil tomó la iniciativa y se inscribió: “Uno piensa que nunca va a terminar pero no, gracias a la ayuda de la familia, los amigos, los compañeros y los profes se puede”, enumeró con agradecimiento.