Se realizó un estudio entre el Departamento de Bioquímica Clínica de la Facultad de Ciencias Químicas (UNC) y el Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (Conicet) donde se detectó la presencia de 42 fármacos en peces para consumo humano que se venden en pescaderías de la ciudad de Córdoba.

Según detallaron los científicos, analizaron muestras de pacú, sábalo, salmón y trucha que se comercializan en supermercados y pescaderías donde encontraron antibióticos que pueden ser perjudiciales para la salud.

//Mirá también: Hallaron rastros de agroquímicos tras la muerte de peces en el río Salado

En el 100 por ciento de los ejemplares de peces analizados “se detectaron antibióticos (ATBs) de las familias de macrólidos, tetraciclinas y fluoroquinolonas”, precisa la información académica, y añade que “son sustancias para tratar enfermedades infecciosas en animales y en humanos”.

En la investigación explican que “se carece de información sobre el impacto crónico y el riesgo que implica la mezcla de estas sustancias, tanto en el medio acuático como en la salud humana”.

“El hallazgo preocupa por dos razones; por un lado, los antimicrobianos que se aplican en psicicultura son iguales o similares a los de uso humano”, y “su administración frecuente e inapropiada puede afectar su efectividad en las personas, debido a que las bacterias pueden desarrollar resistencia hacia ellos”, advierte el informe académico.

//Mirá también: Córdoba: municipalidad deriva aguas cloacales al río

Los antibióticos se han utilizado en la acuacultura durante más de 50 años, y una de las características de las sustancias mencionadas es que “entre el 30 por ciento y el 90 por ciento de ellas atraviesa el cuerpo de los peces sin ser metabolizadas y vuelven al agua, excretadas a través de la orina y las heces”.

Y finalizan con que en el 82 por ciento de las muestras de pacú, el 57 por ciento de sábalo y de trucha, y el 50 por ciento de las de salmón, excedieron el Límite Máximo Residual (LMR) de al menos un antibiótico.