Tal vez la única coincidencia entre el partido de Instituto de este viernes ante Atlético Rafaela, y el último que había jugado con público a mediados de marzo de 2020 frente a Brown de Adrogué, es que en ambos casos los dirigieron técnicos interinos. En este lapso de un año y medio, cambió todo en la Gloria.

//Mirá también: Se acabó la espera: el conmovedor vídeo de Instituto para el reencuentro con su gente

En aquel 1 a 1 del 8 de marzo del años pasado, el entrenador fue Pablo Álvarez. Y en la fecha siguiente lo reemplazó Fernando Teté Quiroz, quien debutó con un contundente 3-0 sobre Tigre en Victoria. Y después vino el parate en el fútbol, a causa de la pandemia. Y este vienes conducen Claudio Sarría y Daniel Jiménez, a la espera de una confirmación para saber si seguirán o no.

//Mirá también: Instituto vuelve a jugar con público: cuánta gente se espera en Alta Córdoba

Por lo demás, todo es distinto en Instituto. Como DT pasaron Teté, Mauricio Caranta y Marcelo Vázquez. Y cambió el presidente, sin que hubiera elecciones. Pre pandemia, Roberto Castoldi estaba al frente y lo hizo en la larga cuarentena, hasta que en mayo de este año dio un paso al costado tras el alejamiento de Caranta. El presidente actual es quien fuera su vice, Juan Manuel Cavagliatto.

En cuanto a los futbolistas, la última formación de local con público había sido con Lautaro Petruchi; Franco Flores, Facundo Agüero, Facundo Erpen y Franco Canever; Juan Sills, Ignacio Antonio y Damián Arce; Malcom Braida, Mateo Bajamich y Maximiliano López. Golazo del Monito Silva en tiempo de descuento, con un gesto poco feliz para el público Albirrojo.

Comparando con el actual plantel y los que concentran para este viernes a las 20 con Rafaela, sólo aparecen Petruchi (como suplente), y Rodrigo Garro, quien ahora es titular y aquella vez entró faltando siete minutos para el final, por Braida.

La cancha sí será la misma, un Monumental que volverá a latir después del silencio aturdidor, y que se despabiló esta semana con la marea Albirroja que acudió en masa para hacerse socio. Porque la pasión del hincha no cambia, inalterable.