Evangelización digital: el cura cordobés que revolucionó la divulgación de la palabra de Dios a través de las redes sociales

Disfrazado con una nariz de payaso o con pelucas, el Padre Jorge Reinaudo se volvió viral por compartir videos en sus redes sociales promoviendo la palabra de Dios y transmitiendo mensajes positivos a los jóvenes.

El cura influencer que es furor por compartir videos promoviendo la palabra de Dios.
El cura influencer que es furor por compartir videos promoviendo la palabra de Dios. Foto: @jlreinaudo

Como todos conocemos, las redes sociales pueden ser utilizadas para varias funciones, desde compartir fotos hasta promocionar un local, sin embargo, el propósito de un joven sacerdote cordobés llamó la atención de todos. El Padre Jorge Reinaudo, gracias a sus videos, logra una “evangelización” digital difundiendo la palabra de Dios y, de esta forma, llega a jóvenes y adultos como nunca antes.

Todo surgió cuando Reinaudo, oriundo de Río Cuarto, empezó a compartir videos en sus redes sociales contando el evangelio del día e invitando a los más jóvenes a que concurran a misa mientras realizaba el seminario, sin imaginar que iba a lograr una comunidad de cientos de fieles.

Su despertar en la religión

En un principio, a pesar de que Reinaudo había hecho la Confirmación, no frecuentaba la Iglesia y no tenía un vínculo tan estrecho con la religión. “La vocación se me despertó cerca de los 15 años cuando conocí un cura que era feliz siendo cura y que hacía unos retiros geniales con jóvenes. Tuve la suerte de participar de uno, que fue uno de sus últimos porque falleció y ahí me despertó todo. Me quedó como esa sensación bonita de poder ayudar a los demás, de ser feliz”, afirmó el cura en diálogo con VíaPaís.

Recordando el momento que hizo el retiro, afirmó: “Participamos muchos jóvenes, en total fuimos 425 en una localidad muy chiquita, me impactó. Fue un retiro llamado Pascua Joven donde iban jóvenes con muchos problemas, entre ellos, de drogadicción. Yo no me consideraba un joven con problemas, solo un adolescente rebelde, y la verdad que fue una experiencia muy buena”.

Comenzó a trabajar en dicho movimiento religioso y fue en ese momento que se le despertó su inclinación: “Empecé a conectarme con otra gente y cuando se despertó la vocación, empecé a frecuentar el seminario, que es el lugar donde viven los seminaristas y estudian quienes van a ser sacerdotes”, afirmó Reinaudo.

Graba videos disfrazado con pelucas o con una nariz de payaso.
Graba videos disfrazado con pelucas o con una nariz de payaso. Foto: @jlreinaudo

“Empecé a conocer un poco más, a hacer discernimiento vocacional para descubrir si era el llamado de Dios el que yo escuchaba, y si era algo de lo que me gustaba. Hasta que a los 18 años ingresé el seminario”, continuó.

También recordó el momento que les avisó a sus padres:Me costó decirles, pero ellos sabían que yo iba a hacer convivencias vocacionales. Me acuerdo que mi mamá me dijo: ‘Ya lo sabía, lo suponía’. Me acompañaron muy bien”.

Jorge Reinaudo: el cura influencer

Sobre su experiencia en el seminario, opinó: “Los horarios eran un poco extraños, nos suelen levantar muy temprano para rezar estudiar, distintas actividades, pero lo bueno es que en ese momento éramos 46 seminaristas viviendo y de distintos lugares del país. Era muy bueno porque éramos jóvenes que buscábamos lo mismo, que sentíamos el mismo llamado, y que nos acompañamos con lo que sentíamos también. Fue una experiencia muy linda en todo el seminario, me sentí muy acompañado, que eso es muy importante”.

Mientras estaba haciendo el seminario, Reinaudo empezó a compartir videos en sus redes sociales. “En la parroquia que vivía teníamos poca frecuencia de niños en la misa y me dio como el deseo en el corazón de decir: ‘Si yo hago un video donde les digo un poquito del Evangelio del domingo, me disfrazo y después los invito a la misa, se van a prender’”, comentó.

Y continuó diciendo: “Empezaron a venir los familiares también y hacíamos las misas con mucha alegría. Les ayudamos a entender a los niños que era una fiesta. También se da la coincidencia con que las redes sociales, donde quizás más se viralizó en ese momento que era Instagram, era una red social utilizada por jóvenes con una edad que faltaban en nuestras parroquias que eran jóvenes entre 15 y 35 años. Fue como un desafío decir: ‘A ver si funciona o no’. La verdad es que sí resultó, porque la audiencia fue creciendo de golpe y tuvo buena repercusión”.

Con respecto a los primeros videos que empezó a compartir, afirmó: “Eran utilizando la red social Snapchat, en ese momento estaba en auge y tenía muy buenos filtros. No había todavía el desarrollo que hay hoy, entonces comencé con eso. Los siguientes vídeos fueron con una peluca de mi abuela que todavía la tengo”.

Oriundo de Córdoba, a Reinaudo se le despertó su vocación en un retiro.
Oriundo de Córdoba, a Reinaudo se le despertó su vocación en un retiro. Foto: @jlreinaudo

Conocido en las redes sociales como Padre Jorge Reinaudo y con miles de seguidores, el joven comenta: “Era muy llamativo que hace siete u ocho años atrás, un cura estuviera haciendo contenido en las redes sociales que tenía que ver con el humor y con la evangelización, entonces eso llamó mucho la atención”, afirmó. Sobre los temas que tocaba en sus videos, añadió: “Pasaban algunas cosas que sí o sí tenía que hablar sobre eso, por ejemplo: un bombardero en una guerra y todo el mundo hablando de eso”.

Comentaba algo de parte de Dios sobre lo que estaba pasando y lo hacía con un mensaje que llegará al corazón, no sé si era un tema como para hablar con humor, pero le buscaba la vuelta para que el mensaje quedara. A veces me pasaba al revés, que yo estaba viviendo algo personalmente, me sentaba y rezaba, y encontraba algún tema y en base a eso yo preparaba el tema para compartir. También me pasó que subía cuestiones más personales”, agregó el Padre.

Con miles de seguidores, sin importar la religión, se ganó el cariño de jóvenes y adultos.
Con miles de seguidores, sin importar la religión, se ganó el cariño de jóvenes y adultos. Foto: @jlreinaudo

Con una nariz de payaso o algún disfraz divertido, el Reinado afirmó que su mensaje central fue el de “dirigir a los jóvenes. Lo que quiero transmitirles es que no se dejen robar su juventud y descubran de que somos el presente, de que podemos hacer grandes cosas”.

Evangelización digital

Lo que empezó a compartir Reinaudo en sus redes sociales, se volvió furor: “Viajé por todo el país, incluso fuera, dando charlas sobre la evangelización en redes sociales por el 2018. Lo más llamativo es que fue como un despertar para muchos sectores desde la Iglesia, que hoy están haciendo lo mismo que yo hacía, fue como un puntapié en muchos sentidos”.

Y añadió: “Conocí Santiago de Chile, y también tuve el privilegio de conocer desde Formosa hasta Río Gallegos. Participaba de distintos eventos juveniles y estaba a cargo del taller que se llamaba ‘Evangelizar en las redes sociales’, enseñaba un poco las herramientas que tenían, fue como educar a los jóvenes a poder dar un mensaje sobre Jesús”.

Con respecto a las plataformas que utiliza en la actualidad, Reinaudo afirmó: “Utilizo una red social para generar el contenido que es TikTok. Lo utilizo como un generador de contenido. Lo publico ahí, tiene muy buena repercusión, y a partir de ahí, lo publico en Instagram. Escribo un mensaje potente en la descripción y esa es un poco la estrategia básica. Después, entre medio, publico alguna imagen con una reflexión o hago alguna transmisión en vivo”.

Además, indicó que su contenido está adaptado para todo el público: “Tengo mucha gente alejada de la religión. Tengo evangelistas y judíos que siguen la cuenta porque una de las características que tiene es que mi cuenta no los va a juzgar nunca y que es un lugar donde ellos pueden utilizar el contenido para reflexionar. Incluso, en muchas ocasiones, no publico nada sobre la Virgen, por ejemplo, porque entiendo que mucha gente le generaría diferencia, entonces trato de dar mensajes abiertos que tienen que ver con Dios”.

Y finalizó diciendo: “Lo primero es eso, que se puedan sentir escuchados antes que nada. El gran esfuerzo de la Iglesia en este siglo es escuchar más que hacer. A través de la escucha del otro se aprende mucho de lo que vive el mundo en lo cotidiano”.

Temas Relacionados