Instituto le gana de local a Chacarita por la 17ª fecha de la Primera Nacional y el primer tanto de la Gloria lo convirtió el goleador del equipo Gabriel Graciani. El mediocampista se hizo cargo de un penal, no defraudó y abrió el marcador, que luego iba a ser aumentado con un golazo de Giuliano Cerato.

Antes de los 15 minutos, el delantero Nicolás Mazzola recibió una dura falta adentro del área y el árbitro José Carreras no dudó. Quien agarró la pelota fue el atacante Joaquín Molina, pero todo fue para que los jugadores del Funebrero no atosiguen al verdadero pateador.

Cabe destacar que esta acción ya fue llevada a cabo por los jugadores del club de Alta Córdoba en otras ocasiones.

Cuando se acercaba la hora de patear, Molina le entregó la pelota a Graciani, quien la acomodó y definió decidido al centro del arco, mientras que el arquero rival se tiró hacia su derecha. Con este gol, Instituto quedó parcialmente 1 a 0 arriba.