La eliminación del aislamiento a los contactos estrechos en el ámbito laboral por parte del Gobierno de Córdoba recibió este miércoles un duro reproche desde la CGT regional Córdoba, que rechaza el espíritu de la medida.

La voz cantante de esa central obrera fue alzada por su secretaria general adjunta, Ilda Bustos, quien interpretó que esta es motivada por “los grupos económicos concentrados”, comentó a Radio Universidad.

En ese tono, la gremialista opinó que “existe por parte de las empresas una intención de optimización de ganancias y la salud pasa a un segundo plano”, criticó.

Seguidamente, agregó: “Estamos complicados porque se siguió un criterio económico, no de salud pública”, fustigó y agregó que los gobiernos actuaron “apresuradamente por imposición del sector económico concentrado”, sostuvo.

Tenemos todas las dudas sobre cómo será la implementación de esta medida; ni la Unión Industrial Argentina, ni la de Córdoba, han dicho expresamente que vayan a asegurarlas”, cerró.