Horas de profunda tristeza se viven en Alta Gracia, donde un pequeño de tan solo dos años murió mientras jugaba en una mesa de cemento, que se rompió y cayó sobre él, provocándole heridas fatales.

Todo ocurrió en la cancha del club Independiente en barrio General Bustos, cuando el pequeño quiso subirse a la mesa, pero esta se rompió y uno de los bloques de cemento le dio en la cabeza, informaron fuentes policiales.

El niño fue trasladado por una ambulancia de un servicio privado, al Hospital Illia de Alta Gracia y desde allí lo derivaron a un centro médico de la capital cordobesa, donde finalmente murió, a las 22 de este domingo.