En el Apertura 2001, el defensor marcó el único tanto de Belgrano con el que le ganó a Talleres.


El 25 de noviembre de 2001, Belgrano recibía a Talleres en el estadio Córdoba por una de las últimas fechas del Torneo Clausura. El partido no tuvo el brillo y el fútbol que se esperaba pero lo terminó definiendo un defensor a favor del Celeste: Sebastián Brusco.

El equipo de Alberdi, dirigido por Carlos Ramacciotti, luchaba por no perder la categoría y la T no venía haciendo una buena campaña. 

En ese partido, fue muy significativa la expulsión de Sebastián Carrizo, volante central de la T, cuando se jugaban 19 minutos de la primera etapa. Con esa ventaja de un jugador más, el Pirata hizo un juego inteligente que tuvo sus frutos a 13 minutos del final cuando Brusco, de zurda, puso el único tanto del clásico.

En el Celeste se destacaban jugadores como Marcelo Goux, Mario Grana, Matías Arce, Mauro Óbolo, entre otros y ya en el arco estaba Juan Carlos Olave. 

En la T había jugadores como Mario Cuenca, Mariano Monrroy y Pablo Cuba, entre otros. El director técnico era Mario Zanabria.

Aquí, un compacto de lo ocurrido en esa tarde en el estadio Córdoba: 






Comentarios