Precisaron que creció más de un tres mil por ciento el valor de generación y transporte. De pagar $34 por Megawatt hora (Mwh) de consumo en enero de 2016 a $1.080.


Más de un centenar de cooperativas concesionarias del servicio de distribución de energía eléctrica de Córdoba advirtieron este lunes sobre las “dificultades” que atraviesan sus operadores, “que no pueden afrontar el sostenimiento de sus empresas por tarifas inalcanzables para sus posibilidades”.

La Federación de Cooperativas Eléctricas y de Obras y Servicios Públicos de Córdoba (Fesescor) lamentó que deba trasladar “a sus pares, vecinos y copropietarios cooperativos la suba del costo de compra de la energía eléctrica de la que se sirven para satisfacer sus mínimas necesidades de la vida diaria”.

El servicio, precisó la entidad en un comunicado, “registró desde enero de 2016 a diciembre de 2017 el exorbitante crecimiento del 3.076,47 por ciento, en concepto de generación y transporte“.

De este modo, pasó de $34 por Megawatt hora (Mwh) de consumo en enero de 2016 a $1.080.

Además, las cooperativas tuvieron que asumir el incremento que las autoridades del distrito le asignaron a Epec (Empresa Provincial de Energía de Córdoba), que en el mismo período se elevó a 208%, señaló Fesescor.

La entidad, acompañada en el reclamo por la filial cordobesa de Face (Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas), cuestionó las “grandilocuentes conferencias de prensa y los mensajes en redes sociales, carentes de sustento que no dan respuestas a los ciudadanos del interior provincial”.

El texto de Fesescor rechazó que el desdoblamiento en la facturación de los consumos vaya a aportar una solución y reclamó “la equiparación de tarifas a través de mecanismos de igualación de las condiciones de accesibilidad, entre los usuarios de las grandes ciudades y la de los dueños-usuarios del interior de Córdoba”.

En ese marco, tras una reunión con el Ersep (Ente Regulador de Servicios Públicos de Córdoba) algunas cooperativas, en particular las de la región noroeste, solicitaron “la inmediata aplicación de la tarifa social como un modo de paliar esta inevitable realidad”.

Del mismo modo, demandaron que el Fondo del Norte e Infraestructura contemple no sólo obra nueva, sino también obra de refacción y mantenimiento debido a que existen tendidos con varios años que requieren reparación para mejorar el servicio a los usuarios de las cooperativas.

Por último, las cooperativas pidieron ser consideradas como distribuidoras y no como grandes contribuyentes, lo cual aportaría a una baja real de los costos de adquisición e influiría bastante en lo que paguen los usuarios en sus boletas de luz.





Comentarios