Jardines de infantes, turismo y transportistas escolares se manifestaron este miércoles, en Córdoba.


La cuarentena sigue y profundiza todavía más los daños en varios sectores de la economía de Córdoba, actividades que están heridas y que tardarán años en recuperarse.

Por eso, la protesta social crece en Córdoba y son varios los reclamos que se expresan a diario, al punto que este miércoles confluyeron tres protestas a la vez, en Patio Olmos.

Con orígenes distintos pero un mismo reclamo en común, dueños de jardines de infantes, agentes de turismo y transportistas escolares arribaron a mediodía al epicentro de las marchas en Córdoba, con sus reclamos al Gobierno de Juan Schiaretti.

Ya no sólo reclaman algún tipo de ayuda para paliar la crisis si no que reclaman algo de apertura en sus rubros, como para poder comenzar a trabajar de nuevo a más de 100 días de inactividad.

La confluencia de las tres protestas generó algo de caos vehícular en una ciudad que no parece poder salir del letargo y que se sumerge en una crisis que no tendrá precedentes en la historia de esta provincia.

“¿Qué va a pasar cuando todos vuelvan y los jardines no estén?”, preguntaban las maestras con sus carteles, mientras que los representantes del turismo estacionaban sus micros de larga distancia, cortando todo el ancho de la avenida Vélez Sársfield y los transportes escolares se acomodaban sobre bulevar San Juan.




Comentarios