El edil, Rodrigo De Loredo hizo la propuesta. Calculan un aumento del 5,34 por ciento que impactará en la boleta del servicio de agua a partir del consumo de julio.


En medio de la crisis económica a raíz de las medidas de confinamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus, el concejal de la ciudad de Córdoba Rodrigo de Loredo pidió al municipio que no aplique el aumento del 5,34 por ciento previsto para julio en las boletas de Aguas Cordobesas.

Recordemos que una de las medidas del Schiaretti, fue trasladar el servicio de agua potable a manos del municipio en febrero pasado.

En el Concejo se encuentra en tratamiento un proyecto de ordenanza para facultar al Ejecutivo municipal a realizar obras de agua potable en barrios vulnerables previstas a ejecutar con el dinero del canon que el Municipio percibe por la concesión.

Desde la Municipalidad habían anunciado según confirmó La Voz, que preparan una millonaria inversión para poder remediar esta situación de la falta del acceso en algunos barrios capitalinos.

De Loredo indicó que acompaña la decisión de llevar adelante dichas obras, pero solicita que las mismas se paguen con lo recaudado por el Fondo Provincial FISAP, que se cobra todos los meses en las facturas del agua y cuyo destino específico incluye realizar obras en la Capital.

“Es insostenible que se piense en aumentar el agua cuando estamos frente a un escenario dramático para la gran mayoría de los vecinos a quienes, debido a la paralización económica por el confinamiento obligatorio, les cuesta pagar los impuestos y servicios. Mientras bajan los salarios, la producción, las ventas, los ingresos, en la ciudad de Córdoba suben los costos de los servicios, profundizando la delicada situación que están atravesando los cordobeses”, indicó el edil.

Concretamente, en el mes de julio está previsto un incremento del Fondo de Infraestructura para el Suministro de Agua Potable (FISAP), que pasará del 9% que se cobró de enero a junio, al 16% para el período de julio a diciembre.

El aumento

Está previsto y se calcula sobre el consumo, por lo que el porcentaje sobre la factura total se traduce en un incremento del 5,34 por ciento que impactará en la boleta del servicio de agua a partir del consumo de julio.

Según indica el comunicado del edil opositor, “el FISAP, fue creado por el Gobierno provincial como fondo no tributario para todo el 2020, cuyo destino principal, según la legislación, es la financiación y ejecución de obras –nuevas o preexistentes– de infraestructura e inversiones vinculadas a la prestación del servicio de agua potable y de obras hídricas que permitan garantizar el suministro del mencionado servicio, en el ámbito de la ciudad de Córdoba”.

El concejal de Loredo junto a su equipo, realizó un relevamiento en viviendas de distintos barrios de la ciudad para analizar el aumento que sufrieron en este servicio en un año, más el incremento que se prevé para el mes de julio.

En el período analizado (junio de 2019 a junio de 2020), el agua subió un 50 por ciento. En tanto, teniendo en cuenta el próximo aumento de FISAP previsto para el mes de julio, la suba anual alcanzaría el 58 por ciento.

De Loredo propone que con el monto obtenido por el municipio a través del canon de la concesión que, según sus estimaciones, asciende a 265.440.000 pesos para todo 2020, se implemente un plan de emergencia que incluya moratorias y prórrogas de vencimientos destinado a Pyme, comercios y hogares más vulnerables que se vieron afectados por la crisis por COVID-19.




Comentarios