La crisis por la cuarentena como consecuencia del avance de la pandemia por coronavirus agudizó el ingenio de una gran cantidad de personas y en Villa Libertador una mujer decidió reconvertir su negocio de 30 años ante la caída de la economía.

Alicia es la protagonista de esta historia junto a su hijo y su marido. Ella había regresado de un viaje justo el jueves previo al viernes en que se decretó el aislamiento total, preventivo y obligatorio.

"Tenía unos pesitos en la tarjeta y con eso pude tirar unos 10 días más, pero después de esos dias, cero. Me ofrecieron una plata prestada que gracias a Dios me cayó del cielo y empecé con esto", reconoció la mujer.

"Tenía hasta casi un mes atrás un negocio de ropa, me dediqué durante 30 años a la ropa, pero debido a la circunstancia empecé con esto. Algo hay que hacer, nunca tuve verdulería pero algo hay que hacer", repitió la mujer.

"No entro en categoría de nada y nadie me puede ayudar, pero por suerte los amigos siempre están", destacó.

La experiencia es totalmente novedosa para Alicia y reconoce que el trabajo es mucho más duro. "Es mucho trabajo, trabajas todo el tiempo. Tenés que estar sacando, ir al mercado, traer los cajones que son pesados", reconoció entre risas.