Ingresos por derechos de TV, el pago de las cuotas de socios y la posible reducción de sueldos en la Primera Nacional. La realidad de Belgrano e Instituto.


La cuarentena obligatoria y la suspensión de actividades, en la que está inmersa el fútbol, golpea fuerte en la economía. Una realidad adversa y complicaciones a futuro por ejemplo para Belgrano e Instituto, que compiten en la Primera Nacional y con menos recursos disponibles.

Entre los ingresos principales, aparecen los derechos de televisación. TyC Sports pagará por los de marzo, pero aún no hay definiciones sobre lo que viene si se prolonga la suspensión. En el caso de Instituto, cubre el 50 por ciento de los sueldos de su plantel. Y en Belgrano, también un porcentaje significativo.

Para Instituto el presupuesto de es de unos 11 millones de pesos mensuales, mientras que a Belgrano le cuesta unos 45 millones de pesos por mes abrir el club (una planta de 250 empleados).

Otro flujo de ingresos que es vital viene de la cuota societaria. Belgrano cuenta con 40 mil socios, de los cuales unos 27 mil pagan el abono fútbol. En marzo ya se atrasaron con el pago unos 6.000 socios.

En Alta Córdoba el panorama es similar (unos 600 socios pagaron marzo), y con otra complicación: la escuela que funciona en el club también reviste una baja en las cuotas, de casi el 60 por ciento en la matrícula según señaló el presidente Roberto Castoldi.

Ante esto, el directivo le anticipó a Vía Córdoba que en abril se lanzaría una campaña para pagar con tarjeta las deudas acumuladas, y con un importante descuento por pago al contado. También un sistema de premios para los socios con cuota al día. Y a la vez, intentar actualizar la base de datos de socios.

En Belgrano también analizan realizar acciones de fidelización. “A todos los socios les pedimos que sigan apoyando a Belgrano. No hay que dejar de pagar la cuota social, ya que se acumula la deuda y complica el pago de sueldos de empleados y los compromisos asumidos por el club. Además cuando vuelva el fútbol se hará más difícil ponerse al día para ir a la cancha y lo mismo para las Elecciones, cuando habrá que estar al día”, exhortó Juan Colomé, vicepresidente Celeste.

Y aclaró que cerca de la mitad de los socios pagan con débito automático, pero por la situación actual no hay precisiones de cuándo se acreditará el dinero de parte de las tarjetas.

Respecto a los sponsor, Belgrano tiene cerrados sus acuerdos, mientras que Instituto negaciaba con Lotería de Córdoba y Bancor, al momento de la suspensión de los torneos.

Los ingresos extraordianarios pueden ser la solución a mano, en la medida de que se activen los pagos. Belgrano espera que River abone el saldo de la cuota que vencía el 28 de febrero por Matías Suárez. Y en abril falta una más, de 550 mil dólares. Además, deber embolsar el porcentaje por mecanismo de solidaridad del Columbos Crew de la liga de EE.UU. por Lucas Zelarayán.

En Instituto, por su parte, aguardan que Las Palmas de España abone los 400 mil euros por el paso de Mateo García. “Hace cuatro meses nos tendrían que haber pagado, y no era condición de que ellos le cobraran al Estrella Roja”, precisó Castoldi. Y a mitad de año, llegarían los 500 mil euros por Mateo Klimowicz desde el Stuttgart alemán, más otros 100 mil por presencias del juvenil en listas de convocados.

Otro tema espinoso es una posible reducción de sueldos en los planteles. En Belgrano aún no se tocó el tema, mientras que del lado Albirrojo, Castoldi graficó: “Aunque se diera la situación de una rebaja del 50 por ciento hoy no podríamos cubrilo porque no está ingresando nada”.

Sobre moratorias en pagos de tributos y servicios, los clubes de Córdoba esperan que AFA intervenga ante el decreto presidencial conocido como 1212, por el cual se debe tributar un 14 por ciento a la AFIP por sueldos.

Y sobre impuestos y servicios, municipales y provinciales, en los clubes todavía no recibieron comuniciación oficial sobre derogaciones o flexibilización en los pagos.




Comentarios