Muy recordado en Instituto, fue dirigido por el DT en Argentinos. "Se la jugó por mí", afirmó. La radiografía a un entrenador que conoce sobradamente.


La silueta inconfundible de Hernán Boyero no pasó inadvertida en Villa Esquiú. Es que el Flaco, entrañable ex delantero que se iniciara en Instituto, pasó a saludar a Ricardo Caruso Lombardi, uno de los técnicos que lo marcó en su carrera. 

“Lo veo contento, me dijo que el grupo está bárbaro”, remarcó Boyero sobre Caruso, quien viene de ganar su primer partido como DT de Belgrano y este domingo va por más ante Agropecaurio en Alberdi.

“Lo que tiene Ricardo es que conoce de antemano a los jugadores que va a dirigir. Ve muy bien al jugador y sabe lo que puede dar. No tiene rellenos en el plantel, todos están para jugar” destacó.

El Flaco charló animadamente con el entrenador despúes de la práctica de este viernes, y se entusiasmó con Enzo Peralta, un lateral izquierdo promovido de Sexta división al plantel superior, y que también es de su pueblo, Río Segundo. Como Ulíses Sánchez y el Huevito Agustin Colazo, otros juveniles del Celeste

“Ricardo se la jugó por mí. Me trajo de Bolivia a Argentinos (2013), con 33 años y sin haber jugado en Primera. No lo podía fallar, y tuve un gran arranque, con varios goles (seis)”, rescató el ex delantero.

Y le puso contexto: “Todos saben que es un gran motivador como DT. Cuando estaba en Argentinos, fui capitán en un partido con Estudiantes y asistí en el gol, y en la siguiente fecha, ante Vélez, me mandó al banco. ‘No te veo para esa cancha’, me dijo. Y tenía razón”.

Boyero sonó alguna vez como refuerzo de Belgrano. “Fue en 2004, cuando Instituto ascendió y hubo contactos para que jugara en la B Nacional, ese año que estaban con Talleres y Racing en la categoría. Agradecí y dije no, porque mi corazón está en Instituto. Y me fui a Juventud Antoniana”.

Sobre el presente de la Gloria en la Primera Nacional, en la otra zona en la que compite Belgrano, señaló: “El torneo tiene un fútbol muy físico e Instituto se destaca por su buen juego. Le falta ligar más”.




Comentarios