Se llama Pabla y contó a Vía Cordoba cómo es Juan Manuel. "No lo hace por necesidad, aunque es mayor sigue soñando y persiguiendo sus metas", dijo.


Este miércoles, publicamos en Vía Córdoba la historia de Juan Manuel, el vendedor de turrones de la avenida Gauss cuya historia fue contada por los chicos de la agencia solidaria Creatividad a la Boina.

Conocimos mucho sobre su vida: era camionero, se le fundió el vehículo y salió a trabajar para atender en su casa a su esposa, que tiene Mal de Parkinson, y sus 13 hijos.

También que hace una pausa a diario entre la mañana y la tarde para volver a su hogar y cocinarle a su pareja para que esté cómoda y bien atendida.

Juan Manuel, el vendedor ambulante de la avenida Gauss que tiene una gran historia de vida. (Facebook Creatividad a la Gorra)

La historia se viralizó de tal manera que en la publicación de la nota nos escribió su hija, Pabla Ledesma y le agregó más datos a la vida de su papá, Juan Manuel que engrandecen aún más su imagen.  

“Juan es mi papá, un luchador desde siempre, trabajador cómo pocos. Para él no hace frío, no hace calor, nada es estorbo para salir a trabajar. Y en la casa es el sostén de mi mamá sobre todo en lo afectivo”, nos contó Pabla.

Pero además nos sumó algunas cosas más que no conocíamos de él. 

“El menor de mis hermanos tiene 31 años, por lo que mi papá, ya no es el sostén de ninguno de sus hijos en lo económico. Todos somos mayores y aprendimos de su ejemplo a trabajar desde muy chicos”, agregó.

“Gracias a Dios, que a pesar de los vaivenes de la economía, nunca nos faltó el trabajo a ninguno. Mi papá trabaja, porque AMA trabajar. Lo hace desde sus 5 años (es interesante escuchar esa historia, es conmovedora también)”, sigue en su comentario.

“Gracias a Dios, reitero, no lo hace por necesidad, sino que, aunque es mayor, sigue soñando y sigue persiguiendo sus metas”, dice con emoción.

Pabla y el comentario en la nota de su papá Juan Manuel, vendedor de turrones.

“ambién estoy de acuerdo en que cuando lo vean, le compren una promo de turrón. Siente satisfacción en saber que, a pesar de sus 73 años, sigue siendo útil para lo que más le gustó hacer toda su vida… “TRABAJAR”. Saludos! Pabla”, finalizó la joven.





Comentarios