El campeón mundial alemán quedó maravillado con el ambiente del Superclásico. 


El alemán Jürgen Klinsmann, campeón del Mundial de 1990, estuvo presente el pasado domingo en el Superclásico del fútbol argentino, entre Boca y River.

De hecho, horas antes del encuentro presenció el entrenamiento del Xeneize y se sacó fotos con Guillermo Barros Schelotto y los jugadores.

Lo cierto es que el exdelantero del Bayern Munich fue a La Bombonera el domingo y quedó maravillado con el ambiente del Superclásico. 

A través de su cuenta de Twitter comentó: “Si alguna vez tienen la chance de ver un Boca-River en La Bombonera, ¡háganlo! Todo el estadio ‘rockea'”.

En diálogo con Goal, confesó: “De chiquito, miraba mucho a Boca jugar, pero nunca tuve la oportunidad de venir porque jugaba o dirigía. Hay pocos partidos especiales en el mundo. Jugué para el Inter, en un Inter-Milan. Pude ver Real Madrid contra Barcelona. Vi el Manchester United contra Liverpool. Jugué Tottenham contra Arsenal. Pero para Latinoamérica, creo, éste es el partido más grande. Así que le dije a mi esposa ‘me voy por cinco días’ y me dio permiso”.


En esta nota:

Superclásico Deportes




Comentarios