Ante la posible apertura de las fronteras, sectores comerciales de uno y otro lado del Río Uruguay manifiestan sus posturas que generan discrepancias. El presidente del Centro Comercial e Industria de Salto, Ricardo Paulino expresó que la habilitación del puente significaría un perjuicio para comercio local; en tanto que el encargado de la Asociación Hotelera Gastronómica de Concordia, Leandro Lapiduz, se mostró optimista ya que por el cambio favorable, el uruguayo “va a venir y va a arrasar con toda la ciudad”.

Paulino, sostuvo que “nos tiene muy preocupados por la apertura parcial del Puente sobre Salto Grande que se realizaría a partir del mes de setiembre y la habilitación total que se está manejando que pueda hacerse efectiva en el mes de noviembre”.”En estos días ha quedado demostrado que mientras el puente se mantenga cerrado todo el comercio en general está trabajando bien”, agregó.

“Todos los días hay mucha gente que nos comenta y solicita que se hagan todos los esfuerzos para que no se habilite el puente porque si eso sucede nos traería más de una complicación y eso nos cambia la perspectiva porque teníamos la sensación de que estábamos mejor generando y trabajando pero estas situación nos demuestra que el cierre del puente influyó positivamente en el comercio de manera excluyente para todos los rubros”, explicó.

Escenario favorable para Concordia

En la capital del citrus la realidad es distinta, la apertura de fronteras sumada al cambio favorable para los uruguayos significará aumento en las ventas del comercio local. Lapiduz dijo a Río Uruguay que “si se da la apertura del puente, el uruguayo como nosotros lo hicimos en otras oportunidades cuando la conversión cambiaria lo permitía, va a venir y va a arrasar con todo Concordia”.

“Para nosotros es muy importante que se abra la frontera, porque significaría la vacuna para la problemática económica que deja la pandemia”, ya que “no habrá nada que el uruguayo no consuma porque estamos muy baratos para ellos”, expresó.