En el día de la amplitud modulada entrerriana habrá un silencio en el espacio ocupado hasta ahora por LT 27 “La Voz del Montiel”, una de las emisoras más históricas del periodismo provincial que cerrará de manera definitiva.

Su director, Adalberto Álvarez, anunció la decisión a través de una solicitad que fue enviada a medios de comunicación locales. “A pesar de todo el esfuerzo personal en lo económico, horas de trabajo y dedicación, no me fue posible alcanzar los resultados ni encontrar el acompañamiento público ni privado para revertir su caída”, reconoció.

Esta “circunstancia tristísima”, como la define el responsable del espacio, se da como consecuencia de una serie de factores entre los que menciona el “espanto pandémico” y las condiciones personales, “cerca de arribar a los 70 años, ya no me acompaña la condición de salud física ni mental que se requiere y el virus me ha encerrado en mi casa”, manifestó.

Álvarez señaló además: “por supuesto que, como lo hice toda mi vida, voy a tratar de responder con todo mi patrimonio y todo lo que dependa de mí y esté a mi alcance, para resarcir la situación de quienes resultan afectados, en especial a los trabajadores”.

El comunicado completo

De la Dirección de LT 27 Radio La Voz de Montiel.

Me dirijo a la querida comunidad de Villaguay en la esperanza que la unión y fortaleza sean nuestro mejor camino para superar el dolor y la angustia de este espanto pandémico.

Quisiera comentarles que también estoy juntando fuerzas anímicas para afrontar una circunstancia tristísima pero ineludible para mí, como es el cierre definitivo de la radio LT 27.

Como Uds saben, hace 5 años vine a sumar voluntades para intentar salvarla del inminente final que se avizoraba, en términos muy dolorosos para los trabajadores y la comunidad de Villaguay, en un medio que representa tanta utilidad, historia y sentimientos.

A pesar de todo el esfuerzo personal en lo económico, horas de trabajo y dedicación, no me fue posible alcanzar los resultados ni encontrar el acompañamiento público ni privado para revertir su caída.

Cerca de arribar a los 70 años, ya no me acompaña la condición de salud física ni mental que se requiere y el virus me ha encerrado en mi casa. Pasé por momentos muy duros y sufrí los peores vejámenes y escarnio público que nunca me hubiera imaginado y que no podré comprender. No quiero volver más sobre nada de eso.

Solo deseo hacerles conocer que esta frustración me ha provocado un enorme derrumbe moral para el que no estaba preparado. Son esos momentos en los que se necesita y valora cada gesto de comprensión y apoyo, de la forma que se pueda y se lo sienta. Estos días me han colmado de ellos y siempre estaré agradecido.

El destino -y tal vez mis errores- me han puesto al frente de este proyecto colectivo ante una extraña sensación de soledad, con la que no he aprendido a luchar. Siento que no puedo ni debo seguir con algo que me causa mucho daño, que solo puedo empeorar y no tengo ninguna posibilidad de cambiar. Asumo toda la responsabilidad y no busco culpables.

Por supuesto que, como lo hice toda mi vida, voy a tratar de responder con todo mi patrimonio y todo lo que dependa de mí y esté a mi alcance, para resarcir la situación de quienes resultan afectados, en especial a los trabajadores.

No tengo nada más que decir. Gracias por todo lo que me han acompañado en este sueño.He enviado este mensaje a familiares, amigos y compañeros con los que me une el afecto. Por la presente lo hago extensivo también a la inmensa mayoría de esta comunidad que siempre puso el corazón y lo mejor de sí, como en cada noble causa que hace propia.

Adalberto J. Alvarez