El vicepresidente de la empresa minera contó los motivos del balance negativo, pero se mostró optimisita de cara al futuro.


La situación que atraviesa Catamarca Minera y Energética Sociedad del Estado (Camyen SE) está lejos de ser la ideal e incluso se supo que el balance 2017 cerró con un importante déficit, de más de $2.000.000 de pesos.

Alejandro Bosio, vicepresidente de Caymen SE, habló sobre el complicado presente de la firma minera. “No somos una empresa que esté ajena a las condiciones del país, todo lo contrario, sufrimos los mismos avatares que sufre día a día cualquier empresa”, afirmó.

“El año pasado fue bastante difícil para Catamarca Minera, sobre todo desde la parte política: los embates políticos han hecho mella en las cuentas de Camyen y eso se vio reflejado en este último balance que se aprobó en el mes de julio”, añadió.

Bosio explicó un poco más detallado esta situación. “Los embates políticos y de los diarios que hemos tenido el año pasado nos hacían todo bastante difícil, (los empresarios) tenían miedo de que por alguna medida judicial u otra cosa quede embargado su producto. Entonces todo eso generaba un clima de tensión entre el comprador y la empresa, lo cual obviamente nos generaba muchas implicancias a la hora de la venta”.

Por último, el vicepresidente de la empresa, se mostró optimista respecto al futuro. “Tenemos un panorama totalmente distinto: al haberse aclarado toda esa situación judicial, estamos en una etapa bastante cómoda. Hay que reconocer también que este atraso cambiario en relación con la inflación también ha ayudado mucho para la venta”, fianlizó en diálogo con El Esquiú.






Comentarios