Un delincuente con frondosos antecedentes penales quien a fines de enero protagonizó una fuga de características cinematográficas del complejo carcelario EP9 de la ciudad de Córdoba (la ex Unidad de Contención del Aprehendido UCA), este jueves por la tarde fue capturado por la Policía local tras un allanamiento en una vivienda en Villa Santa Cruz del Lago, una localidad situada a poco más de siete kilómetros de Villa Carlos Paz.

Según informaron desde la Unidad Regional Departamental Punilla, se trata de Sergio Darío Saillen de 24 años, quien en primera instancia se identificó con un nombre falso a fin de no ser reconocido. Sin embargo, los efectivos constataron de que se trataba del prófugo buscado desde el pasado 29 de enero y sobre quien pesa dos pedidos de captura vigentes.

Por otra parte, y además de los delitos que se le atribuyen por los cuales registra pedido de captura, fue imputado por el delito de “encubrimiento” por disposición de la Fiscalía de Segundo Turno de la ciudad de Villa Carlos Paz.

Asimismo, desde la Policía local también confirmaron que como resultado del allanamiento, los uniformados secuestraron “elementos relacionados a varios hechos delictivos”, indicaron. Por lo que rápidamente procedieron a la aprehensión de este sujeto prófugo de la Justicia desde hace casi un mes, y que luego fue trasladado a la Unidad Penitenciaria “Padre Luchesse” (Bower) donde permanece alojado a disposición de la Justicia que investiga los hechos.

El momento en que Saillen es capturado y trasladado por efectivos policiales en una vivienda ubicada en Villa Santa Cruz del Lago.(Foto: prensa / Unidad Regional Departamental Punilla).

Noche de fuga

El pasado 29 de enero y en medio de una fuerte tormenta, Saillen concretó un plan que en principio resultó exitoso, fugarse del lugar donde habría permanecido poco más de un mes mediante un túnel correctamente cavado desde su celda. De este modo, el joven de 24 años logró abandonar el complejo penitenciario sin ser descubierto, y con guardias que recién notaron su ausencia en la inspección matutina del día siguiente.

Tras el hecho que puso en alerta a todo la fuerza, unos siete guardias fueron apartados de su cargo a fin de ser investigados por un hecho poco usual, pero evidentemente no tan difícil de lograr.