Familiares y amigos de la mujer apuntan a la obra social y a la falta de una adecuada atención médica.


Liliana Giménez era una docente de 44 años oriunda de Villa Giardino, que encontró la muerte este martes tras nueve días de agonía, padeciendo fiebre alta y graves problemas para respirar. Ante esta circunstancia, familiares de la mujer apuntan a la Administración Provincial del Seguro de Salud (Apross).

Según se conoció, Liliana fue sometida a exámenes que determinaron que no padecía de Coronavirus pero que sí fue diagnosticada con “neumonía avanzada”, enfermedad que habría desencadenado su inesperada muerte y que ella misma fue relatando día tras día vía Twitter.

A lo que de inmediato, familiares y amigos aseguran que la docente falleció por negligencia de la obra social y por falta de una adecuada atención médica.

“El 27 de marzo tenía fiebre y desde Apross le sugirieron que tomara paracetamol. Pasaron dos días, no le bajó la fiebre, le dijeron lo mismo y remarcaron que no vaya a un centro de salud”, contó el hermano de la mujer, Hernán Giménez, en diálogo con Cadena 3.

Y continuó relatando que al quinto o sexto día, fue asistida por el propio Subsecretario de Salud de Villa Giardino, el Dr. Jorge Soria, quien la atendió a la distancia, desde afuera de la casa, y que “le diagnosticó que tenia anginas y recomendó que se colocara penicilina. Pasaron dos días más y a la novena jornada fue al dispensario”, dijo Giménez al medio cordobés.

En el centro de salud de Villa Giardino le hicieron placas y los exámenes mostraron que padecía una neumonía avanzada. Es por eso que el día lunes fue trasladada de urgencia a una clínica privada ubicada en la localidad de La Falda, en donde finalmente falleció este martes por un paro cardiorespiratorio que habría sido provocado por la falta de oxígeno, ante una enfermedad que en definitiva, no habría sido controlada ni atendida a tiempo.




Comentarios