El secretario de Transporte y Obras Públicas porteño, Juan José Méndez, manifestó este jueves que los alumnos que se trasladen en transporte escolar cuando inicien las clases “van a ir sentados en el mismo asiento todos los días” y afirmó que el vehículo irá con “todas las ventanas abiertas”, al detallar el protocolo para evitar contagios de coronavirus.

El sistema permitirá que si de detecta un caso de Covid-19, sea más fácil la búsqueda de los contactos estrechos dentro del transporte.

Méndez enfatizó que “la ventilación es fundamental porque es uno de los elementos que brinda más seguridad; ya que permite garantizar la renovación del aire” al indicar que “los espacios cerrados son más inseguros”.

Por otra parte, dijo que la idea es que los alumnos ingresen a las escuelas en un intervalo de tiempo de dos horas, con grupos cada 15 minutos, para evitar las aglomeraciones en los ingresos, tal como sugiere el ministerio de Educación.

“Esto también se va a traducir en una modificación en la demanda de movilidad”, afirmó en declaraciones a radio La Red.

Además, el funcionario porteño señaló que esta semana retomaron “los controles en el transporte” para verificar que las personas que utilizan colectivos o subtes están autorizadas a trasladarse, especialmente en los centros de trasbordo. “Volvimos para acompañar a la gente, para explicarles que hay que respetar el distanciamiento”, acotó.

Consultado sobre la posibilidad de algún cambio en el funcionamiento de los subtes, advirtió que “las estaciones (intermedias) que están cerradas por ahora se mantendrán para que la dinámica en el subte siga siendo la misma y viajen pasajeros y pasajeras que hacen viajes más largos”.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anuncio el inicio de clases presenciales el 17 de febrero próximo, y negocia las condiciones con los gremios docentes.