Tras el escándalo por el vacunatorio VIP, surgió una nueva polémica sobre irregularidades en el reparto de vacunas en la Ciudad de Buenos Aires, particularmente por la entrega a prepagas y obras sociales, y el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, negó las acusaciones y explicó que se trata de una cuestión operativa.

“Una de las exigencias que pedimos es que seamos capaces de mantener la equidad en la oferta de la vacuna. Cada obra social y prepaga nos entregaron la lista de personas asociadas con más de 80 años. Se tienen que hacer cargo de vacunar a todos ellos y nosotros le daremos la proporción de vacunas de acuerdo a la cantidad de vacunas que recibimos”, expresó Quirós.

Y agregó: “Si una obra social determinada tiene el 1% de los mayores de 80 años en su nómina, es responsable de vacunar ese 1% y recibe el 1% de las vacunas que nosotros recibimos. El resto queda para nuestros vacunatorios”.

Bloque HTML de muestra

Las denuncias por supuestas irregularidades en la realización de la campaña vacunatoria en CABA apuntan contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y Quirós. Es que están acusados de incumplir con los deberes de funcionario público.

La presentación judicial fue realizada por la abogada laboralista Natalia Salvo, quien acusa a las autoridades del GCBA por la “privatización del acceso a la vacunación contra el coronavirus”, debido a “los contratos con prepagas y obras sociales, a las que se les entregó dosis para el uso exclusivo de sus afiliados”.

En su habitual conferencia de prensa, Quirós enfatizó que “es importante explicar todo, a partir de las dificultades de estos días y la angustia agregada que hemos tenido que pasar todos”.

“Cada ciudadano porteño va a tener en cada etapa de vacunación la misma oportunidad de acceder a la vacuna que cualquier otro ciudadano porteño, no importa la condición económica, social, donde viva o qué cobertura tenga”, manifestó.

En ese sentido, recordó que “el calendario de vacunación nacional todos los años distribuye las vacunas a las obras sociales, prepagas y al gobierno de la ciudad para que cada porteño tenga la misma accesibilidad a la vacuna, es una cuestión de equidad sanitaria”.

Al ser consultado por el vacunatorio VIP, el funcionario dijo que “lo que ha pasado es un error grave que daña severamente la credibilidad de la campaña y eso afecta a todas las jurisdicciones, fue muy dolorosa y penosa”.

También, se refirió a un encuentro que mantuvo con la ministra de Salud Carla Vizzotti, donde se habló acerca de la llegada a un millón de dosis de vacunas chinas que “está aprobado por la ANMAT para personas de 18 a 59 años”.

“En la ciudad hemos sido muy estrictos, la instrucción de Larreta fue muy clara: todas las personas que tengan voluntad de vacunarse en el gobierno de la ciudad va a esperar a la etapa que le toca y ese es nuestro plan”, remarcó Quirós.