Un taxi explotó este lunes por la tarde en el barrio porteño de Recoleta y se trasladó algunos metros completamente envuelto en llamas por la calle.

El conductor, de 64 años, logró salir del auto con algunas quemaduras en las manos. “Se produjo el estallido del tubo almacenador de GNC, lo que generó la rotura de varias fachadas de inmuebles, sobre paneles vitreos y cortinas”, aseguró un parte oficial.

El hecho ocurrió en la intersección de las calles Anchorena y Cabrera. El subcomisario Gabriel Rey León, de los Bomberos de la Ciudad, dijo que la explosión fue producto “del sobrecalentamiento del tubo de GNC y el gas en su interior acumulado”.

“Producto de la temperatura fue liberado de forma violenta y la onda expansiva generó los daños en las fachadas”, explicó.

Los oficiales que llegaron al lugar encontraron a un taxi marca Fiat Siena que se estaba incendiando y chocó contra un Chevrolet Agile, que también se prendió fuego, señalaron fuentes policiales.

Las fuentes indicaron que, además de los dos autos incendiados, “fue afectado en su carrocería por la alta temperatura un vehículo marca Ford Fiesta”.

Interviene en el caso la Fiscalía Penal y Contravencional y de Faltas Número 11.

Así fue el momento de la explosión del taxi: