El abogado Gregorio Dalbón, quien representa a los padres del adolescente asesinado Lucas González, dio una conferencia de prensa con el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, en donde presentaron una serie de medidas para llevar a cabo.

Dalbón cuestionó la demora del juez a cargo de la investigación, de quien dijo que es “una tortuga”, por no ordenar las detenciones de los tres policías de la Ciudad acusados del crimen.

Además el letrado calificó de “asesinos” a los efectivos involucrados tras afirmar que “no existió gatillo fácil, porque acá no había delincuentes, sino tres chicos inocentes que estaban comprando un jugo”.

Y allí retrucó: “Estamos hablando de tres asesinos, no de ‘la Policía’. Son tres asesinos que trabajaban de policías”.

Tras la reunión que mantuvo con el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, el letrado anunció que pedirá “el juicio político para que sea destituído el juez de Menores Alejandro Cilleruelo (el primero que intervino en el caso), porque dejó en libertad a los policías que seguramente todavía nos están mirando por televisión”.

Se trata del inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, quienes se desempeñaban en la brigada de Sumarios e Investigaciones de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad.

Ayer, los fiscales Leonel Gómez Barbella, a cargo de la fiscalía nacional en lo Criminal y Correccional 32, y el fiscal Andrés Heim, a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), solicitaron la detención de los tres policías acusados.

Noticia en desarrollo...