Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, afirmó este miércoles que evaluarán el impacto de las restricciones que comenzaron a regir desde el viernes pasado antes de avanzar con nuevas medidas. Con el avance de la segunda ola de coronavirus, en menos de una semana se duplicaron los contagios en la Ciudad de Buenos Aires.

//Mirá también: Carla Vizzotti: “Nuestro sistema de salud está en tensión”

Evaluaremos el impacto de estas medidas, en próximos dos o tres días, primero y en base a ese resultado propondremos si hace falta otras distintas”, expresó Quirós en conferencia de prensa. Y agregó: “En esta enfermedad se ven de siete a 10 días después de los eventos las consecuencias: positivas y negativos. Ahora estamos reportando los casos ocurridos en Semana Santa”.

“Llegamos a la conclusión de que la principal vía de circulación del virus son los lugares cerrados. Nos hemos acostumbrado a no usar barbijo en el interior y eso tenemos que cambiar. Hemos tonado un conjunto de medidas para disminuir los mecanismos que estábamos observando”, señaló.

Asimismo, el ministro recalcó la importancia de la prevención en el transporte público, otro de los puntos de contagio que más preocupan: “Estamos estimulando los controles para que solo las personas que tengan permiso lo tomen”. Es por eso que solicitó que los locales en la ciudad abran sin excepción a partir de las 10 de la mañana, para evitar el uso del transporte público en horas pico.

Con respecto a la vacunación, el ministro porteño avisó que tienen pocos días de stock. “Tenemos turnos dados hasta el viernes y luego estaremos pendientes de la llegada de un nuevo vuelo”, aseguró.

//Mirá también: Wado de Pedro, a favor de un cierre total: “Podemos llegar a generar una ‘Cepa Buenos Aires’”

Cifra récord de contagios en la Ciudad

En CABA, hubo 3.358 contagios este lunes, la cifra más alta desde que comenzó la pandemia. En los primeros 12 días de abril, el número de positivos por coronavirus casi se duplicó, al pasar de los 1707 del 31 de marzo a este último récord.

“Tenemos 1550 camas operacionalizadas para Unidades de Terapia Intensiva (UTI), dentro del territorio porteño”, indicó Quirós, incluyendo el sistema público y privado. “En el peor momento del año pasado, en agosto, el pico, se habían ocupado 650. Al día de hoy tenemos 560. No hemos alcanzado aun ese valor, pero esta curva ocupó rápidamente las camas”, puntualizó el funcionario porteño.