La Ciudad de Buenos Aires es uno de los puntos más vistosos que tiene la Argentina. Para que eso ocurra, se requiere, entre otras cosas, dinero, pero también de infraestructura y, sobre todo, trabajo. Uno de los objetivos que tienen las autoridades porteñas es que las calles no se inunden. Y, en ese sentido, lo logran con creces.

//Mirá también: Santiago Cafiero, filoso contra Larreta: “Cuando no cumple, lo que ocurre es lo que vemos en las terapias intensivas de la Ciudad”

En esa acción, el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana, mediante la Dirección General del Sistema Pluvial, se encarga de la limpieza y el mantenimiento de los los dos túneles aliviadores que funcionan como conductores del agua que proviene del Arroyo Maldonado y lo traslada hacia el Río de La Plata.

Así limpian los túneles que conducen el agua del arroyo Maldonado.GCBA

De esta manera, en las calles no se producen inundaciones. En cada operativo llevado a cabo, el personal a cargo retira un 50% de los materiales reciclables (latas, botellas, bolsas, envoltorios, plásticos y teléfonos celulares). Así, los mismos son enviados a la Cooperativa El Ceibo.

Por otro lado, una vez por mes “asean en la superficie de las cámara existentes en toda la red”, de las que se obtienen “600 kilos de material reciclable”, según indican en la página oficial del Gobierno de la Ciudad, en donde sumaron fotos de los trabajadores en plena acción.

De esta manera, se evita que desborde el arroyo que se encuentra entubado y debajo de la avenida Juan B. Justo.

Así limpian los túneles que conducen el agua del arroyo Maldonado.GCBA

//Mirá también: Horacio Rodríguez Larreta aceptó la invitación del Gobierno para negociar por la Policía

Sobre esto se refirió la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana, Clara Muzzio. “Un trabajo fundamental de más de 50 operarios que trabajan cada día para mantener una parte de la Ciudad que no se ve y que es importantísimo cuidar”, expresó.

Se retomaron los trabajos

Cabe señalar que esta actividad, importante para que las calles porteñas luzcan sin agua, estuvo suspendida durante el 2020 por el comienzo de la pandemia del coronavirus. Pero, con el fin de que no se produzcan inundaciones, retomaron los trabajos a pesar de que se desató la segunda ola en nuestro país.