Sandra no pudo aguantar las contracciones y tuvo a su bebé, Ciro en la vía pública. Ambos se encuentra fuera de peligro.


Una mujer dio a luz en plena calle, en el barrio porteño de Barracas y fue asistida por dos policías que patrullaban la zona.

Sandra Chapana no pudo aguantar las contracciones y tuvo a su bebé en la vía pública. Había salido de su casa para ir al el hospital nunca y el trabajo de parto se aceleró en las primeras cuadras.

Allí, Sandra quedó tendida en el asfalto, casi sin poder moverse. Un policía de la Ciudad que se encontraba realizando tareas en la zona fue alertado de la situación y comenzó a asistir a la mujer  en la esquina de Zepita y Magaldi.

El oficial que se convirtió en partera fue Leonel Fregapani: fue el primero en llegar al lugar y de inmediato ayudó a la mamá, que se encontraba con mucho dolor.

“Nos encontrábamos de guardia recorriendo la jurisdicción y escuchamos por modulación que una señora se encontraba con trabajo de parto, y rápidamente nos dirigimos al lugar. La señora tenía mucho dolor y pedía que la ayudáramos”, dijo Fregapani.

Tras el oficial, el primero se hizo presente fue inspector Mario Marczuk quien ayudó a Fregapani a contener a la mujer. Y así llegó el pequeño Ciro.

“Traté de preguntarle algunos datos y me dijo que desde las 4 de la mañana que estaba así y que se estaba dirigiendo al hospital pero que no llegó. A los pocos minutos llegó el SAME, pero prácticamente el nene ya había salido. Pusieron la camilla y colaboramos limpiando un poco al nene, dándole calor debido a que hacía mucho frío y conteniendo a la señora, quien vivía a una cuadra, en el Barrio 21-24″, sostuvo Marczuk.

Tanto la madre como el hijo fueron trasladados al Hospital Penna donde fueron atendidos y se encuentran en buen estado de salud.

“Empecé con dolores en la calle. Mi amiga había llegado, los oficiales también. Pero estaba con contracciones y pensaba que no iba a llegar al hospital. Entonces les dije: ‘Acá voy a tener el bebé’. Me bajé los pantalones y nació ahí mismo”, relató Sandra.






Comentarios