Especialmente para alumnos de primer grado, del último año del secundario y de nivel superior que estén en condiciones de recibirse.


Después de una primera negativa del ministerio de Educación de la Nación -que rechazó el plan de abrir las escuelas porteñas para que los estudiantes sin conectividad accedan desde allí a las clases virtualesla ciudad de Buenos Aires insiste y ahora propone retomar las clases en espacios abiertos y cumpliendo con los protocolos correspondientes.

La ciudad de Buenos Aires propone clases en espacios abiertos (Foto: Ciudad de Buenos Aires)

Esta vuelta a la actividad que propone la cartera que dirige Soledad Acuña está centrada en tres ejes principales: apoyo escolar y talleres de lectura en el espacio público, la escuela en la calle y espacios evaluativos para el nivel superior.

El plan apunta, según informó TN.com.ar, a “estudiantes de colegios estatales que perdieron el contacto con las escuelas y a estudiantes de privada a demanda” y busca responder a la “necesidad de reforzar el apoyo y acompañamiento presencial a aquellos/as que no pudieron sostener los procesos de enseñanza-aprendizaje para evitar que pierdan la escolaridad”.

La ciudad de Buenos Aires propone clases en espacios abiertos (Foto: Ciudad de Buenos Aires)

También está orientado, remarcan, a estudiantes de 1° grado escuela estatal y privada que “poseen menor grado de autonomía para el aprendizaje y requieren de mayor acompañamiento”.

En tercer lugar, el plan incorpora a “estudiantes 5° y 6° año de secundaria estatal y privada que finalizan la educación obligatoria y no pudieron encontrarse con sus compañeros” con la finalidad de “fortalecer los espacios de aprendizaje”.

Y por último, se enfoca en los “estudiantes en condiciones de recibirse”. “Para insertarse laboralmente en sectores productivos prioritarios necesitan dar exámenes finales prácticos a fin de recibirse”.

La ciudad de Buenos Aires propone clases en espacios abiertos (Foto: Ciudad de Buenos Aires)

Apoyo escolar

El plan de la Ciudad está dirigido especialmente a unos 6500 alumnos de escuelas estatales que no tuvieron conectividad durante el aislamiento y abandonaron su educación.

Las clases se dictarían en plazas, polideportivos y otros espacios públicos de 9 a 12. Los estudiantes se organizarían en dos grupos de ocho, con dos adultos por espacio, en turnos de una hora y 15 minutos. Estará a cargo de docentes socioeducativos, docentes socioeducativos, narradores y promotores de lectura.

El objetivo de los talleres es “generar espacios guiados de lectura en el espacio público a fin de favorecer el proceso de aprendizaje de los estudiantes con menor autonomía”.

Escuela en la calle

El segundo punto busca “generar un espacio de socialización, encuentro y aprendizaje comunitario para estudiantes del último año del nivel secundario utilizando el mobiliario de la escuela en la calle”.

Apunta a estudiantes de 5° y 6° año, que recibirían clases presenciales dos veces por semana, de 10 a 12. Estará a cargo de la conducción y el personal de la escuela.

Esta metodología llegaría a unos 13.158 estudiantes de 170 establecimientos estatales y a 17.344 alumnos de 349 escuelas privadas.

Evaluación e inserción laboral para el nivel superior

Para los estudiantes de nivel superior y formación profesional que están en condiciones de recibirse se prevé generar espacios donde puedan dar sus exámenes prácticos finales y así insertarse laboralmente en los rubros de turismo, actividad física y deporte, gastronomía, realización y producción televisiva, reparación de motos/bicicletas y fotografía.

Son unos 1020 estudiantes de 10 instituciones públicas y 762 alumnos de 17 establecimientos educativos privados.


En esta nota:

Educación Coronavirus


Comentarios