Se trata de Pablo Barberio, quien está acusado por asesinar a Gloria Sierra. El hecho ocurrió en julio.


Pablo Barberio (51), acusado de asesinar a Gloria Sierra en julio, fue visto en su casa en el barrio porteño de Villa Luro, según contó Bruno Camaño, el hijo de una pareja anterior del femicida, con quien tenía vínculo.

Camaño escuchó de la boca de su expadrastro la confesión de un crimen. “La ahorqué con mis propias manos“, confesó en referencia a Gloria, quien era abogada y expresidenta de una asociación protectora de animales para la que Barberio trabajaba.

El femicidio ocurrió entre el viernes 21 y el sábado 22 de julio. Cuatro días más tarde, encontraron su cuerpo en su casa de Flores.

“Me cuenta para que lo ayude a descuartizar el cuerpo“, recordó Camaño, quien agregó que el hombre había golpeado a su expareja luego de “una discusión” y terminó empujándola por las escaleras y asfixiándola.

Por su parte, Isabel, una amiga de Gloria, rememora el útimo llamado que le hizo: “Yo la llamaba para ir a comer pizza por su cumpleaños y ella estaba en la morgue. Ahora dicen que este hombre tuvo un intento de suicidio en la cárcel y un juzgado civil pidió el traslado al Borda. Cuando le dieron el alta, se fue a la casa como si no estuviera detenido, eso es lo que no entendemos”.

Además, durante los primeros días de Barberio en libertad tras recibir el alta en el hospital psiquiátrico, fue denunciado por “hostigamiento” por distintos “actos intimidatorios” contra los testigos en la causa.




Comentarios