En la mañana de este miércoles se dio a conocer que la Justicia de Río Negro terminó condenando a presión perpetua a Alfredo Escobar, el joven que asesinó a Cielo López en septiembre del 2019. El culpable se declaró inocente, pero las muestras de ADN no coincidieron con su palabra.

Este 16 de diciembre se realizó en la Ciudad Judicial la audiencia para determinar la pena que le correspondía a Escobar luego del veredicto unánime de culpabilidad emitido por el jurado popular el 12 de noviembre pasado.

El hecho sucedió en septiembre del 2019. La pena fue impuesta por el juez Lucas Yancarelli.

El Juez Lucas Yancarelli resolvió el caso otorgándole la pena de prisión perpetua al joven diciendo: “Estamos ante un hecho de extrema gravedad que mereció la muerte de una persona que tenía cierta confianza con el imputado, acudió a su llamado, y terminó de manera trágica sin siquiera suponer lo que le iba a pasar”, aseguró el juez sobre el caso que conmovió a toda la provincia, tratándose de un femicidio violento.

Sobre esto, el magistrado agregó que la víctima fue cosificada “desde el primer momento hasta el final”, y que Escobar “limpió la escena del crimen” o “intentó hacerlo”. En referencia a esto, se supo que el joven invitó a Cielo en la madrugada del 13 de septiembre del 2019 y que en el lugar el joven abusó de ella, para luego matarla, descuartizarla y arrojar los restos al río Limay, a la altura del paraje China Muerta, en una zona de espigones donde fueron hallados el 15 de septiembre.