El Intendente rionegrino había sido diagnosticado con COVID-19 después de volver de un viaje por Europa.


Durante la noche del martes, el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, dió negativo -ante el sexto hisopado- tras 38 días con coronavirus. El funcionario había sido diagnosticado con COVID-19 tras regresar de un viaje por Europa.

“Nunca sospeché porque no veía mucha sintomatología vinculada con el coronavirus. Si ese domingo hubiese tomado un paracetamol y me quedaba en mi casa, ni me hubiese dado cuenta. Gracias a la infectóloga que me aconsejó, pude prevenir mayores contagios. No hubo ningún contagio posterior”, expresó el Intendente.

Bruno Pogliano, intendente El Bolsón

Pese a haber compartido el viaje con su familia, ni su esposa ni su hija de 10 años ni su hijo de 19 ni su suegra se contagiaron el virus. “Yo no volví a tener fiebre. Fue leve pero eso hace que la incertidumbre y el estar internado un mes en el hospital sin ver a tu familia y sin entender qué pasa, sea aun más angustiante”, reconoció ante el sitio Río Negro.

El intendente se mantuvo en contacto con el presidente del Concejo Municipal, Fabián Rudolph, y monitoreó a través de internet las medidas preventivas. El Bolsón registró hasta el momento dos casos de coronavirus: un nene de 4 años -que ya obtuvo el alta médica- y el del intendente, que ayer siguió los mismo pasos tras 38 días con COVID-19.

Por último, Pogliano lamentó la “poca empatía de la sociedad”. “Nadie elige enfermarse. El miedo saca lo peor de cada uno. Y muchos, sin escrúpulos, han querido aprovechar políticamente este momento que me tocó transitar. Quedó demostrado que todo el accionar fue correcto. No hubo más contagios”.




Comentarios