Durante la madrugada de este viernes, un joven con varios antecedentes penales y que cursaba arresto domiciliario fue entregado por su propia madre a la policía.

El delincuente se había sacado la pulsera electrónica que lo monitoreaba y se robó el auto de su pareja. Se trata de Juan Ignacio Crucianelli (24), quién tiene un importante prontuario delictivo. Entre ellos registra un violento robo a mano armada perpetrado a principios de enero en un almacén de calle Tucumán al 1.700.

Fuentes oficiales indicaron que minutos después de las 4 de la mañana, tras un llamado al 911 porque se había activado la señal del dispositivo electrónico de monitoreo, los agentes llegaron al lugar donde cumplía el beneficio domiciliario y encontraron a los pocos metros la pulsera.