Las aulas del colegio ahora son salas de internación con capacidad para 46 plazas.


Ante el avance del coronavirus, privados de libertad de la Unidad Penitenciaria N° 4 de nuestra ciudad se capacitan para, en el caso que fuera necesario, asistir a los enfermos infectados por Covid-19 que se alojen en el hospital de campaña que se montó dentro de la escuela del penal.

Las aulas del colegio ahora son salas de internación con capacidad para 46 plazas. Y 14 privados de libertad fueron preparados por un licenciado en enfermería para atender a posibles casos de Covid-19 dentro del penal.

El oficial a cargo de la instrucción es Santiago Turr, licenciado en Enfermería, docente de educación superior, instructor de medicina táctica y profesional del Hospital Penna.

Hace 9 años que Santiago trabaja en el sector de Sanidad de la cárcel de Villa Floresta y frente a la pandemia, quedó a cargo del hospital de campaña que se montó en la penitenciaría.

Cárcel de Villa Floresta

Turr detalló que “el hospital de campaña ya estaba equipado, pero nos faltaba personal capacitado para atender a los enfermos. La idea, a priori, fue armar un equipo de trabajo, así que convoqué a los internos que habían hecho el curso de Promotores de Salud de la Universidad Nacional del Sur. Como algunos ya habían egresado del sistema carcelario y otros eran de riesgo, se sumaron nuevas personas”.

El licenciado en Enfermería también brindó academias para el personal sobre medidas de prevención y protocolos de actuación ante casos sospechosos. “Para mí eso fue primordial, porque los agentes penitenciarios son los que entran y salen de la cárcel”, indicó Turr.

Además, cabe mencionar que la Unidad 4 sumó un nuevo lugar para que pueda quedarse el personal confinado, en el caso de que lo necesitara.

El director de la Unidad 4, Sergio Recofsky, expresó: “Quisiera destacar el profesionalismo de Santiago Turr y la vocación de servicio que permite formar y preparar a los internos en esta tarea preventiva dentro de la Unidad”.




Comentarios