El invierno en Azul es crudo y Sofía Córdoba tuvo una gran idea para ayudar a los perros de la calle que no tienen cómo protegerse del frío. Empezó a juntar cajas de leche larga vida, las limpió y decidió construir casitas para los pichichos.

“Decidí que es una forma de reciclar y ayudar a los perros de la calle que no tienen nada para refugiarse del frío reaprovechando los tetrapacks limpios y enjuagados. Todo aquel que quiera juntarlos y enjuagarlos para que no tomen olor a podrido en bienvenido, así también el que quiera empezar a hacer casitas”, cuenta la joven azuleña en diálogo con Vía Azul.

“Se enjuagan las cajas y las que son más o menos del mismo tamaño se van pegando con cinta, yo decidí usar cinta ancha marrón porque me parece más fuerte. Y así se van formando las paredes, si es posible en las cajas de abajo ponerles arena o piedras para que no se vuelen. Para finalizar se puede poner un cartón común como piso y forrar la casita con bolsa de consorcio o bolsas de alimento vacías para que sean más impermeables”, explica Sofía, que recibe tetrapacks y cintas para construir más refugios.

En total, para realizar una casita se utilizan entre 80 y 90 cajas y tres rollos de cinta. Todo aquel que quiera colaborar con cajas o cintas la puede contactar al 2281490420, a su Instagram @ssofiacordoba o pueden llevar los elementos a la perfumería Sofía (Burgos 263).