Ayer se dió a conocer la noticia de que se han perdido 300 dosis de vacunas que se encontraban en la Sede de PAMI, en Azul. Si bien, desde el Organismo se dio a conocer un comunicado sobre lo sucedido. Poco clara ha sido la respuesta que éste ha dado sobre los hechos ocurridos, que vale aclarar, le interesan a la comunidad toda.

Desde la Juventud Radical de Azul, nos preguntamos: ¿Cómo es posible qué las autoridades de PAMI no pueden dar una explicación concreta y certera de lo qué pasó con las vacunas? Entendemos que si las mismas estaban bajo su responsabilidad y seguridad, eventualmente deberían rendir cuentas de ello.

¿A qué se refieren cuándo dicen qué no afecta el plan público, gratuito y optativo de vacunación de coronavirus? Esa respuesta no hace más que minimizar un hecho, que de nuestra parte, no consideramos aislado. Son 300 dosís menos, qué afectan principalmente a nuestrxs adultxs mayores, que desde hace 1 año viven encerradxs, y a merced de esperar un turno, que en muchos casos, aún no llega.

Si desde un comienzo se decidió llevar adelante el plan de vacunación, en Azul, a cargo de los dirigentes locales del oficialismo nacional y provincial. Creemos que la responsabilidad es absolutamente de ellxs. Y qué en efecto, deben y tienen que asumir las consecuencias de la negligencia.

Hasta el momento, nos ha quedado claro que no están a la altura de las circunstancias. Entonces, nos volvemos a preguntar: ¿No sería atinado ceder en el todo o en parte, la responsabilidad al Hospital Municipal, de Azul? ¿Es posible dejar de lado egos y vanidades para trabajar en conjunto por el bien de todxs los azuleñxs?

En tiempos de crisis sanitaria, social, económica y hasta cultural, caer en vanalidades y competencias políticas sólo denota inmadurez política y falta de empatía con los ciudadanxs.

Juventud Radical de Azul