Será similar al aplicado en Chillar. Los controles de los casos sospechosos no serán telefónicos, sino domiciliarios.


En conferencia de prensa, el intendente Hernán Bertellys anunció que la comuna realizará a partir del lunes un abordaje territorial y sanitario en distintos barrios de la ciudad de Azul para prevenir nuevos focos de COVID-19, algo similar a lo que se hizo en Chillar hace algunas semanas para controlar el brote de coronavirus.

“Estamos en una etapa que ya no es el Estado cuidando todo, por eso siempre hablamos de la responsabilidad individual y del compromiso de cada uno. Cuando un grupo no lo cumple, de cualquier edad, creo que es un trabajo en familia, un trabajo social donde el que ve tiene que participar y cuidar entre todos. Todos nos tenemos que transformar en custodios de la salud social porque claramente no podemos poner un policía que vaya a reprimir a cada persona que está transgrediendo las reglas”, afirmó Bertellys.

“Si bien el partido de Azul se encuentra en una situación aceptable desde el punto de vista epidemiológico, esto no ha terminado y nos va a llevar mucho tiempo más. Se podrá pasar de una fase a la otra pero esto viene por muchos meses de tener que convivir con este virus y comenzar a vivir con los cuidados que tenemos que tener diariamente. Vamos a promover visitas domiciliarias, los seguimientos no van a ser telefónicos, sino que vamos a concurrir a los domicilios”, aseguró Adriana Scalcini, directora de Atención Primaria de la Salud y autora del abordaje territorial.

La médica informó que “los seguimientos se van a realizar a los contactos estrechos y a los contactos casuales. Quien tenga que viajar a otra localidad por diferentes motivos cuando regrese a la ciudad tiene que estar diez días en aislamiento, y si va a estar en su casa todos los convenientes deberán hacerlo”. “Esta es la medida hoy más importante que tenemos que tomar en el momento que estamos viviendo”, aseguró.

La funcionaria de salud explicó que todos los últimos casos positivos que hubo en Azul fueron “porque vinieron enfermos o llegó un familiar enfermo de una ciudad donde hay circulación. Eso significa que en Azul no tenemos circulación, no hay transmisión comunitaria. Por eso podemos realizar actividades con los cuidados necesarios, y si nos relajamos en esa medida podemos tener brotes”.

Por su parte, el secretario de Salud, Carlos Bravo, afirmó que es “probable que pasemos a tener casos positivos en la ciudad. Por eso creamos este grupo de trabajo que va a ser la herramienta más fina de relevamiento y de chequeo de contactos estrechos de ser contagiados de COVID”. El funcionario explicó que se decidió iniciar este plan, que primero se probó en Chillar, luego de una videoconferencia con el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, que explicó la estrategia aplicada en la ciudad de Buenos Aires.

Por otro lado, Scalcini anunció que habrá un equipo interdisciplinario que trabajará para asistir y contener a los adultos mayores.




Comentarios