Después del asesinato de Lucas Cancino, el chico de 17 años que fue apuñalado en Quilmes por asaltantes y murió minutos más tarde, los vecinos se congregaron para reclamar por más medidas vinculadas a la inseguridad que se sufre en el barrio.

//Mirá también: Asesinaron a un chico de 17 años para robarle la bicicleta en Quilmes: hay tres detenidos y tienen antecedentes

Las personas que se acercaron al lugar pidieron la presencia de la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y reclamaron por mayor seguridad para los vecinos. “Quilmes es una zona liberada. Mayra tiene que venir a hacerse una selfie con el pueblo”, dijo uno de ellos.

Es triste preferir que me hija se vaya del país antes de que la maten para robarle. Es muy triste mi país”, agregó otra de las manifestantes.

“Dijo que la inseguridad es una sensación. ¿Dónde es una sensación? Todos los días matan a nuestros hijos, nuestros padres, nietos. Y esto sigue”, se quejó otra vecina en relación al nuevo ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Lucas Cancino tenía 17 años, vivía en Quilmes y soñaba con ser ingeniero civil. Cerca de las 8 de la mañana, salió de su casa como todas las mañanas, peor fue increpado por un delincuente que le exigió que le entregue su bicicleta nueva, que su mamá le había regalado hace menos de un mes. Más allá de que se la dio, fue apuñalado en el pecho y murió minutos más tarde.

//Mirá también: La historia de Lucas Cancino, el chico al que asesinaron en Quilmes para robarle la bicicleta

El hecho conmocionó a todo el barrio, donde crece el miedo por la inseguridad y muchos vecinos y vecinas tienen miedo de salir a la calle.

El asesinato ocurrió frente a la puerta de la casa de sus abuelos, ubicada en la calles Combate Naval, entre Ascasubi y Lugones, en la localidad de Quilmes, al sur de la provincia de Buenos Aires.