El capitán de Independiente, Silvio Romero, habló este martes con ESPN y dio detalles de la situación que vivió la delegación del “Rojo” al llegar a Brasil, donde no dejaron ingresar al país a varios futbolistas por dar positivo de coronavirus en los test rápido, pese a que ya tenían el alta médica.

//Mirá también: Nuevo escándalo con Independiente en Brasil: la policía amenazó a los futbolistas con armas

“Estamos pasando un momento muy difícil”, aseguró Romero, que describió como una “odisea” lo que atravesó el plantel en las horas previas del partido contra Bahía por la Copa Sudamericana.

Hicimos las cosas como nos había pedido Conmebol. Hicimos los estudios correspondientes para viajar y competir, y desafortunadamente nos encontramos con esta situación”, agregó el goleador.

Pedro Monzón y ocho futbolistas dieron positivo en test rápido de coronavirus, por lo que quedaron retenidos en el aeropuerto de Salvador de Bahía a la espera de regresar a la Argentina. Tras esto, el club denunció maltrato por parte de las autoridades sanitarias, algo que fue ratificado por Romero.

//Mirá también: Retuvieron al plantel de Independiente en Brasil y algunos futbolistas deberán volver al país

El maltrato que sufrió toda la delegación no tiene lógica. Pasamos siete horas en el aeropuerto. Mis compañeros que dieron positivo tuvieron que dormir en el piso y en una habitación había pulgas”, contó el “Chino”, y agregó que repartieron “cuatro colchonetas para 12 personas”,

Independiente jugará este martes a las 19.15 contra Bahía por la tercera fecha del Grupo B de la Copa Sudamericana. El “Rojo” no contará con Juan Manuel Insaurralde, Adrián Arregui, Pablo Hernández, Renzo Bacchia, Gonzalo Asís, Thomas Ortega, Nicolás Messiniti y Lucas González, que regresarán en las próximas horas a la Argentina.

Independiente denunció maltratos en un comunicado

Parte de la delegación fue al hotel a descansar y otros quedaron retenidos de manera arbitraria en el aeropuerto. Las autoridades sanitarias de Bahía nos han maltratado sin razón alguna, dejándonos varados por más de seis horas.

Todos los que conforman el viaje han sido testeados el sábado y se han presentado los estudios para viajar y disputar el encuentro. Lo ocurrido, ajeno a Independiente, ha generado una demora insostenible, alterando la rutina y el descanso de nuestro equipo antes de un partido.

Deseamos que este tipo de inconvenientes no vuelvan a ocurrir y que sirva de antecedente para futuras ocasiones que involucren tanto a nuestra institución como a cualquiera que participe de una competencia internacional.