Independiente vivió un verdadero escándalo en Salvador de Bahía, Brasil. La delegación que viajó para disputar la tercera fecha del Grupo B de la Copa Sudamericana contra Bahía fue retenida durante varias horas en el aeropuerto ya que en los testeos que les realizaron hubo varios futbolistas a los que les dio positivo de coronavirus aunque ya estaban de alta.

//Mirá también: Independiente cayó ante Atlético Tucumán y perdió tres puntos claves

El plantel del “Rojo” llegó a Brasil el lunes por la tarde. Y al arribar en el aeropuerto Diputado Luis Eduardo Magalhaes, en los testeos rápidos les dieron resultados positivos a por lo menos siete futbolistas. Debido a los protocolos brasileños vigentes, como todavía mantienen parte de la carga viral, no los dejaron entrar al país y serán deportados.

La delegación permaneció varada en el aeropuerto por más de seis horas. Finalmente, los negativos fueron al hotel y el resto se quedó en la terminal aérea, donde durmieron en el piso y sin asistencia.

//Mirá también: Murió José Rafael Albrecht, exfutbolista de San Lorenzo y la Selección Argentina

A través de las redes sociales, el club de Avellaneda emitió un duro comunicado en el que denunció que fueron “maltratados sin razón alguna” por las autoridades sanitarios de Bahía.

El duro comunicado de Independiente.(Twitter/@Independiente)

Por este incidente, la Conmebol había decidido postergar el partido para el miércoles. Sin embargo, por pedido de Independiente se jugará este martes a las 19.15, tal como estaba previsto inicialmente.

El partido ante Bahía se disputará esta tarde en el horario estipulado. A pesar de haber sido muy perjudicados por la negligencia de las autoridades sanitarias de Bahía, Independiente pidió mantener la programación pensando en el demandante calendario que tenemos por delante”, explicó el club en su cuenta de Twitter.

Independiente-Bahía se juega este martes.(Twitter/@Independiente)

El comunicado completo de Independiente

Parte de la delegación fue al hotel a descansar y otros quedaron retenidos de manera arbitraria en el aeropuerto. Las autoridades sanitarias de Bahía nos han maltratado sin razón alguna, dejándonos varados por más de seis horas.

Todos los que conforman el viaje han sido testeados el sábado y se han presentado los estudios para viajar y disputar el encuentro. Lo ocurrido, ajeno a Independiente, ha generado una demora insostenible, alterando la rutina y el descanso de nuestro equipo antes de un partido.

Deseamos que este tipo de inconvenientes no vuelvan a ocurrir y que sirva de antecedente para futuras ocasiones que involucren tanto a nuestra institución como a cualquiera que participe de una competencia internacional.