El Gobierno cubano decidió cortar internet después de que estallaran las protestas el pasado domingo. A partir de allí surgió la incógnita de cómo subsanarlo para que los manifestantes puedan estar informados y conectados entre sí. Claro que también para que puedan mostrar lo que sucede en la isla.

//Mirá también: Díaz-Canel acusa a EEUU de querer provocar “estallidos sociales” en Cuba + comunicado de Biden

Las consignas “Abajo la dictadura”, “Que se vayan” o “¡Patria y vida!” , comenzaron en San Antonio de los Baños, una pequeña ciudad de 50.000 habitantes a unos 30 kilómetros de La Habana. Luego en la misma capital se replicaron las escenas y desde allí empezaron a replicarse en las redes sociales. De repente, el internet se cortó.

Entonces los ciudadanos se la rebuscaron para seguir conectados. Los manifestantes en Cuba encontrar una alternativa: una “APK”.

Los mensajes de los cubanos en FacebookFacebook | Facebook

¿Qué es? Una “APK” es una aplicación externa gratis que se baja en el celular por fuera de las tiendas de aplicaciones como App Store o Play Store.

El funcionamiento es bastante sencillo, cuando ya está instalada se debe poner el teléfono en modo avión durante 5 ó 6 segundos, luego conectarse al 4G y activar la APK para tener internet.

Otra solución muy utilizada por los manifestantes es el wi-fi gratis que ofrece la embajada de Estados Unidos en La Habana. Para que “los cubanos puedan trasmitir al mundo los crímenes del régimen” el mensaje de que está habilitado el internet desde el edificio americano circula rápidamente por las redes.

La complicación del Internet en Cuba

Internet llegó a la isla en 2018. Y al tratarse de un lugar que parece perdido en el tiempo, su llegada fue un éxito para todos. Primero comenzó en algunas casas. Y luego se expandió al instalarse en cibercafés o plazas con conexión wi-fi pagando por hora.

Según el diario Clarín, para fines de 2020, 4,4 millones de los 11,2 millones de habitantes en Cuba ya navegaban con sus celulares.

Cientos de manifestantes salieron a las calles en varias ciudades de Cuba para protestar contra la actual escasez de alimentos y los precios elevados de los productos. (AP)Ismael Francisco | 0

Rápidamente se transformó en una opción barata de comunicación entre Cuba el resto del mundo. Aunque en simultaneo pasó a ser una especie de amenaza para el gobierno cubano. Sobre todo en medio de una sorpresiva ola de protestas como la de los últimos días en donde los cubanos piden “libertad”. Mientras el gobierno se queda con la única herramienta para pedir ayuda al mundo.

El gobierno aumentó la conectividad

Para el gobierno comunista, mejorar la conectividad era una prioridad para modernizar el país. Ahora cualquier cubano puede desde su celular trasferir dinero, pagar sus facturas o hacer compras en línea. Pero también se abrió la Caja de Pandora.

“Es una ventana hacia el mundo exterior”, opina el sociólogo estadounidense Ted Henken, coautor del libro “La revolución digital en Cuba”.

Cuando “el gobierno permitió la 3G fue una respuesta a la demanda ciudadana, y por supuesto una fuente clave de fondos debido a su monopolio [el del operador estatal Etecsa]”, añadió.

Simpatizantes del gobierno, en una contramarcha, en el monumento a Maximo Gomez en La Habana (AP)Eliana Aponte | 0

“Pero ciertamente permitió una serie de movilizaciones, protestas y demandas que han aumentado todas en alcance” durante los últimos meses.

Noviembre de 2020 marcó un antes y un después. Durante 10 días, el contestatario movimiento San Isidro se atrincheró en una casa para reclamar la liberación de un rapero y trasmitió su protesta vía Facebook, ganando una gran audiencia internacional.

Después de que fueran desalojados por la policía, unos 300 artistas se manifestaron el 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura, convocados por las redes sociales, para reclamar más libertad de expresión, algo inédito en la isla.

En abril, la imagen de un disidente alzando uno de sus brazos esposado ante una multitud, tras un intento de detención, se hizo viral en las redes.