La posibilidad de suspender las elecciones primarias de 2021 se instaló de lleno este viernes en la agenda pública, pero para poder avanzar el presidente Alberto Fernández tendrá que convencer a dos extremos duros de roer: Cristina Fernández de Kirchner y a un sector de Juntos por el Cambio.

Fernández se juntó en el Museo del Bicentenario con veintiún gobernadores, con quienes firmó el nuevo Pacto Fiscal que permitirá a las provincias contar el año próximo con unos 70.000 millones extra debido a la cancelación de la baja de impuestos. Tras la rúbrica, se fue con algunos de ellos a almorzar a la quinta de Olivos, donde vive.

Entre los presentes estaba el peronista Sergio Uñac, quien se presenta como impulsor de la medida. El gobernador sanjuanino fue el primero en salir este año a plantear la suspensión. Él y en el Gobierno nacional niegan que haya sido acordado antes con el Presidente. Pero en Juntos por el Cambio y el Instituto Patria, quizás por única vez en la vida, coinciden en algo: hay una estrategia pactada.

Una fuente cercana a la vicepresidenta le confió este viernes a este diario que ella rechaza modificar el calendario electoral. En el Patria, sede político partidaria de la ex jefa de Estado, comentan que si la campaña de vacunación se inicia a fin de año o enero, habría suficiente tiempo para generar una “inmunidad de rebaño” para el invierno. Y las elecciones primarias están previstas para agosto.

Con la idea de un menor riesgo sanitario y mayor ahorro económico, Uñac comenzó con el operativo el 3 de noviembre. El 6 de noviembre lo planteó en una reunión de diez gobernadores del NOA y del NEA. Y el 11 de noviembre viajó a Buenos Aires, se reunió con el presidente de la Cámara de Diputados y cosechó su respaldo.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner en la Plaza de Mayo\u002E (Foto: Federico López Claro)

Que habrá ahorro nadie lo pone en dudas. La Ley de Presupuesto 2021 dispone para la Ejecución de Actos Electorales nada menos que 17.171 millones de pesos. En el Gobierno señalan que de esa suma, aproximadamente 5.300 millones estarían destinados para organizar las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Desde el gobierno señalaron que Fernández “escuchó” la iniciativa y respondió que estaba dispuesto a avanzar si había un consenso mayoritario, que incluya al menos a los tres gobernadores de Juntos por el Cambio: el mendocino Rodolfo Suárez; el jujeño, Gerardo Morales; y el correntino, Gustavo Valdés.

El correntino era uno de los presentes en el encuentro. Escuchó la propuesta pero no dio una respuesta, ni personal ni partidaria. Comenzó que Juntos por el Cambio ya había expresado una posición, aunque no descartó que por la situación social y sanitaria esto pueda ser revisado. Suárez no tuvo la oportunidad de dar su visión porque directamente no fue invitado al almuerzo, según fuentes de su entorno.

Hasta ahora, según pudo saber este diario, la propuesta tiene el respaldo pleno del tucumano Juan Manzur; del chaqueño Jorge Capitanich; el misionero Oscar Herrera Ahuad; el santiagueño, Gerardo Zamora; el entrerriano, Gustavo Bordet; el santafesino, Omar Perotti; y el formoseño Gildo Insfrán. El salteño Gustavo Sáenz ya suspendió las PASO provinciales y respalda que lo mismo se haga a nivel nacional. En el Gobierno dicen que, por lo escuchado ayer, en este pelotón entran Valdés y el jujeño radical Gerardo Morales.

El gran ausente en toda la jornada fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien atraviesa una disputa política muy fuerte con la administración Fernández por recursos que le fueron otorgados en 2016 por Mauricio Macri y ahora el Frente de Todos se los está recortando.

La Mesa Nacional del frente Juntos por el Cambio –que integran también Valdés y Morales- había rechazado hace dos semanas esta propuesta. En el espacio consideran que hacerlo sería “retroceder en la institucionalidad”. Quienes que las elecciones se hagan y piden que se implemente la boleta única.

“Dejar de lado las PASO es ser funcional al Gobierno de turno. Las elecciones primarias nacieron para que los ciudadanos comunes, que no pertenecen a las cúpulas partidarias o a una casta políticas puedan aspirar a una candidatura electiva”, afirmó el espacio opositor sobre la iniciativa que puso en marcha el kirchnerismo en 2011.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.